EFEWashington

La joven activista sueca de 16 años, Greta Thunberg, que se ha convertido en un icono de la lucha contra la crisis climática, mandó este viernes un mensaje a las autoridades estadounidenses al asegurar frente a la Casa Blanca que sus demandas para combatir el cambio climático no pararán.

"Nosotros continuaremos. Nos vemos la semana que viene, el (viernes) 20 de septiembre", advirtió Thunberg a las puertas del jardín sur de la residencia presidencial de EE.UU. ante los 200 estudiantes que se sumaron hoy a las protestas conocidas como los "Viernes para el Futuro".

La joven activista se refería a la concentración del próximo día 20 en Nueva York, en el marco de una protesta a nivel mundial para llamar la atención a los líderes del mundo sobre la emergencia climática, con motivo de la celebración de la Asamblea General de la ONU, donde participará un centenar de jefes de Estado y de Gobierno.

Este movimiento estudiantil fue iniciado por la propia Thunberg en agosto de 2018 cuando decidió faltar a clase todos los viernes para ir a protestar ante la sede del Parlamento sueco hasta que se adoptaran medidas más enérgicas para combatir el cambio climático.

En la versión que organiza cada viernes un grupo de niños frente a la Casa Blanca, la joven activista no quiso ser protagonista y se mantuvo en segundo plano a lo largo de la manifestación.

En su intervención, Thunberg se refirió a las demandas que hicieron sus compañeros de protesta sobre la necesidad de una acción "inmediata" para evitar que las consecuencias de la crisis climática sean todavía más grandes.

Uno de los oradores fue Jonah Gottlieb, de 17 años y director ejecutivo de la Campaña Nacional de los Niños de EE.UU, que aseguró que acciones como la de hoy "envían un mensaje al mundo entero y al 'establishment' (poder establecido)".

"Estamos contra el sistema de opresión. Ellos (poder establecido) saben que vamos a por ellos (...) ¡Este es nuestro planeta y estamos aquí para quedarnos!", exclamó Gottlieb, cuya familia fue víctima de los incendios en el norte de California (EE.UU.) el verano pasado.

Otra de las participantes, Nadia Nazar, de 16 años y fundadora del movimiento "Zero Hour" ("Hora Zero"), alertó de que "no queda tiempo" para hacer frente a la crisis climática.

"No nos queda tiempo. Necesitamos tomar medidas y responsabilizar a las grandes corporaciones. El cambio climático es la mayor amenaza de nuestra era", apuntó.

En declaraciones a Efe, la activista Ella Jacobs, de 16 años, reclamó al presidente estadounidense, Donald Trump, que "escuche a la ciencia y las pruebas que están delante suyo".

El mandatario ha dicho en varias ocasiones que el cambio climático es "un engaño" y en 2017 anunció la salida de EE.UU. del Acuerdo de París, algo que no será efectivo hasta 2020, lo que supone el cese de todos sus compromisos sobre el clima, que suponía reducir para 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y un 28 %, respecto de los niveles de 2005.

Jacobs agradeció, además, el ejemplo y la implicación de Thunberg; y calificó su "misión" de "increíble".

Por su parte, Matilda, estudiante de 11 años de una escuela de Bethesda (Maryland, EE.UU.), también aplaudió la figura de Thunberg como líder de la lucha contra el cambio climático.

"Es asombroso lo joven que es y el gran cambio que ha provocado. Estoy muy emocionada", dijo a Efe.

Greta partió el pasado 14 de agosto del puerto británico de Playmouth a bordo del velero Malizia II, que no emplea combustibles fósiles, rumbo a Nueva York, donde el 23 de septiembre participará en la Cumbre de Acción Climática organizada por Naciones Unidas.

En una rueda de prensa organizada tras su llegada a un pequeño puerto deportivo de Nueva York el pasado 28 de agosto, la activista pidió que comience ya luchar para revertir el cambio climático.

"Necesitamos ayudarnos unos a otros para actuar, porque de otra manera puede ser muy tarde; no esperemos más, hagámoslo ahora", dijo.