EFEGuatemala

Guatemala continuó este domingo la conmemoración de sus 198 años de independencia de la corona española con un nutrido desfile de colegios y centros educativos militares al ritmo de percusiones, trompetas y el baile de los jóvenes que lo llevaron a cabo en las distintas plazas del país.

Durante más de tres horas, 135 colegios caminaron por las calles del Centro Histórico de Ciudad de Guatemala y desfilaron frente al recién restaurado Palacio Nacional de la Cultura (oficina gubernamental), desde donde los saludó el presidente, Jimmy Morales.

Al mandatario lo acompañaron su esposa, la primera dama Patricia Marroquín de Morales, así como el vicepresidente, Jafeth Cabrera, y su esposa, Elizabeth Cortéz de Cabrera, y el Gabinete en pleno, quienes vieron con entusiasmo el paso de las bandas escolares.

A diferencia del acto de este sábado, en el que se restringió el acceso a la Plaza de la Constitución a la población y solo fue permitido el ingreso de militares y policías, los familiares de los alumnos vibraron el paso de los suyos, además de los curiosos que celebraban la independencia del país centroamericano.

Morales, quien presenció la actividad entre aplausos, sonrisas y comentarios con su esposa y equipo, se limitó a acudir al desfile patrio y evitó dar su acostumbrado discurso, contrario a lo realizado este sábado cuando se refirió al "fervor patrio" y a clamar por la unidad del pueblo y la valía del "sacrificio heroico" de los migrantes.

El desfile inició alrededor de las 8:15 hora local (14:15 GMT), con la concurrida asistencia de personas que desde temprano rodearon el perímetro aún marcado por la Policía Nacional Civil, que impidió el paso por varios sectores de la Plaza de la Constutición.

Sin embargo, las vías aledañas a la sexta calle -entre la plaza y la fachada principal del Palacio-, como la quinta, sexta y séptima avenidas se nutrieron de ciudadanos que hablaban del orgullo de su patria y algunos, incluso, de su crítica al Gobierno.

A un costado del Portal del Comercio, un pasaje que está del otro lado del parque central, en paralelo al Palacio Nacional, aún permanecía la "línea de tiempo y mural del desgobierno" de Morales instalado anoche por manifestantes que no pudieron ingresar a la Plaza, ocupada por militares y policías, formados perfectamente durante el acto cívico gubernamental.

En algunas plazas del interior del país se vieron desfiles de colegios que incluían mantas de descontento y carros alegóricos, como una que se titulaba "cadenas que esclavizan a nuestros pies", inspirado en el libro "Los episodios del vagón de carga" de Manuel José Arce y que en cada cajón tenía un problema social.

"Baja calidad educativa", "falta de oportunidades y pobreza", "corrupción y delincuencia" y "falta de salud y desnutrición", según una imagen compartida por el medio alternativo Prensa Comunitaria.

Una asistente al desfile en Ciudad de Guatemala, Anabella Ardón, aseguró a Efe que se sentía "orgullosa y feliz de ver el fervor patrio de la juventud", mientras que Luis Bolaños agradecía que Jimmy Morales terminara su mandato próximamente, pues así "no le tocará celebrar a él los 200 años de independencia" y concluyó que "el pueblo presente no tiene presidente".

Desde el pasado 1 de septiembre, el país centroamericano se engalanó con banderas azul y blanco, los colores del símbolo patrio de la nación, que se independizó de España el 15 de septiembre de 1821.

Los desfiles, en los que los estudiantes vistieron sus mejores trajes de gala, ponen fin a esta efeméride, que se celebra cada 15 de septiembre desde 1821, cuando Guatemala se separó de la Corona española, junto con Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Honduras.