EFESan Juan

El ministro de Asuntos Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, anunció hoy que pedirá a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que dictamine a su favor en el caso de la disputa fronteriza con Venezuela sobre el Esequibo ya que la parte oponente no se presentará ante la CIJ.

El anuncio de la solicitud oficial de Guyana llega un día después de que el Gobierno venezolano le comunicara a la CIJ "su decisión soberana de no participar en el procedimiento" para resolver la disputa fronteriza sobre el Esequibo, región cuyas aguas son ricas en yacimientos petrolíferos.

Esta decisión se produce después de que Guyana solicitara el pasado 29 de marzo, a recomendación del secretario general de la ONU, António Guterres, que la histórica controversia territorial entre ambos Estados sea resuelta por la CIJ.

El rechazo de Caracas es acorde a su "posición histórica de no reconocer jurisdicción a dicha instancia judicial internacional -en ningún caso- y menos para la resolución de esta controversia", recordó el Gobierno de Caracas.

Según dijo Greenidge, Guyana se ampara en el Artículo 53 del Estatuto del CIJ, que indica que "siempre que alguna de las dos partes no se presente ante el tribunal o falle en defender su caso, la otra parte tiene el derecho de comunicarse con la corte y que decida a favor de su reclamo".

La región del Esequibo está bajo mediación de la ONU desde 1966, cuando se produjo la firma del Acuerdo de Ginebra.

Ambos países acordaron, a través de ese documento, buscar soluciones al contencioso después de que Venezuela denunciara en 1962 un laudo arbitral emitido en 1899 por un tribunal en París que fijaba los límites comunes y que para Guyana está aún vigente.

No obstante, "Venezuela no ha sido capaz de presentar, después de 1962, ninguna información en apoyo a sus alegaciones de que el acuerdo de 1899 no es válido", indicó ministro guyanés.

Al mismo tiempo, el Gobierno de Guyana se mantiene esperanzado que Venezuela cambie su parecer y se enfrente al panel de jueces de la CIJ para que tome una decisión final.

No obstante, si esto no ocurre, el Gobierno guyanés dijo que la CIJ puede aún así tomar una decisión "vinculante para ambos países sudamericanos".

Guyana, por otra parte, se mostró confiada en la CIJ "resolverá la controversia con Venezuela de acuerdo a la ley y de una forma justa y equitativa".

Caracas reclama como frontera el río Esequibo, mientras Georgetown demanda que la línea limítrofe se defina a partir del hito conocido como Monte Roraima.

La región, bajo soberanía de Georgetown actualmente, abarca un área de unos 160.000 kilómetros cuadrados, lo que supone las tres cuartas partes del territorio de Guyana.

La polémica se ha agudizado en los últimos años después de que la estadounidense Exxon Mobil haya descubierto varios yacimientos de petróleo en las aguas de la zona en litigio.

El Gobierno de Venezuela emitió en 2015 un decreto presidencial que dictaba una orden administrativa de defensa del país, con una demarcación que incluía como propias todas las aguas del Atlántico frente a la costa del Esequibo.