EFETegucigalpa

El gobernante Partido Nacional de Honduras celebró este miércoles en Tegucigalpa una marcha en solidaridad con el presidente del país, Juan Orlando Hernández, quien le dijo a la oposición política de su país, que le pide que se vaya del poder, que no hicieron nada para combatir el narcotráfico.

En un discurso como en los tiempos de campaña política, Hernández dijo que antes de que él llegara al poder Honduras era el país "más violento en la faz de la tierra", mientras que los "narcotraficantes, 'maras' y pandillas" operaban libremente, pero "nadie quiso hacer nada", en particular quienes entonces gobernaban.

"Yo les escuché, me dijeron queremos seguridad, paz, tranquilidad y yo asumí ese compromiso, y hoy les digo, yo, Juan Orlando Hernández, haré lo que tenga que hacer para la tranquilidad y la paz de mi pueblo", recalcó el gobernante.

Hernández ha sido salpicado por denuncias de la Fiscalía en Nueva York y dos narcotraficantes hondureños que enfrentan juicio en Estados Unidos, de haber recibido dinero para sus campañas políticas del narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Las acusaciones contra Hernández se han dado en el juicio por narcotráfico, iniciado el pasado día 2, en Nueva York, contra su hermano Juan Antonio Hernández, exdiputado del Parlamento hondureño por el Partido Nacional.

El presidente ha rechazado todas las acusaciones y hoy recalcó que tiene su "conciencia tranquila" y agradeció a sus correligionarios para las muestras de "solidaridad" que le expresaron con una corta marcha que finalizó en las cercanías de la Casa Presidencial.

Acompañado de su esposa, Ana García, y algunos de sus colaboradores más cercanos, el mandatario señaló que los sectores de oposición que hoy exigen su salida del poder, son "aquellos que dijeron que no había que construir cárceles de máxima seguridad" para los delincuentes de alta peligrosidad.

Añadió que él lo hizo y ahora "el tiempo nos da la razón" porque los criminales deben estar "guardados, sin comunicación, porque hay que defender al pueblo hondureño".

En algunos momentos el presidente era interrumpido por los manifestantes que coreaban, entre otras consignas, "¿Quién dijo miedo?" y "Viva JOH" (Juan Orlando Hernández), en respuesta al estribillo de la oposición y otros sectores que le piden que se vaya del poder: "Fuera JOH".

La marcha en apoyo a Hernández se produjo unas dos horas antes de otra protesta promovida por la Plataforma por la Salud y Educación de Honduras, que aglutina a varios sectores sociales del país, incluso de la oposición política.