EFETegucigalpa

El presidente saliente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se despidió este miércoles de su cargo, ejercido durante los últimos ocho años, deseándole "lo mejor a las nuevas autoridades" del país, que asumirán este jueves con Xiomara Castro como gobernante.

"Lo mejor a las nuevas autoridades, esperando el debate democrático, si le va bien a las nuevas autoridades, le va bien al pueblo hondureño", expresó Hernández en cadena nacional de radio y televisión, en su último mensaje a sus compatriotas, sin citar por su nombre y su investidura a Xiomara Castro.

El gobernante resumió lo que en su opinión han sido los logros más importantes durante los dos períodos que ejerció el poder, de los doce consecutivos que estuvo en la Casa Presidencial el conservador Partido Nacional.

Su jornada la calificó de "fructífera" y destacó que es el "momento de decir misión cumplida".

A nombre suyo y el de su equipo de trabajo agradeció a los hondureños "durante estos ocho años de arduo trabajo", incluso a los que les "adversaron y a los que lo hicieron como una crítica edificante".

El mandatario subrayó que gobernar con crisis creadas por fenómenos naturales, como las tormentas tropicales Eta e Iota, y la pandemia de covid-19 "no es fácil".

Según Hernández, la historia reconocerá "los logros y el legado" que dejan, aunque varios de los más cercanos colaboradores que tendrá Castro, entre ellos el exministro de Finanzas Hugo Noé Pino, señalan que lo que dejó el Gobierno saliente "es un desastre", apuntando entre otras cosas una deuda externa e interna por alrededor de 15.000 millones de dólares.

Hernández dijo además que en su gestión se hizo mucho en materia de seguridad ciudadana, se fortaleció la institucionalidad, se combatió el crimen, se atendió a los más necesitados "como nunca antes" e impulsaron programas de acceso al crédito, vivienda y apoyo a los productores agrícolas y ganaderos.

Además, el país obtuvo "magnificas calificaciones" de organismos internacionales y se redujeron en un alto porcentaje los crímenes y el narcotráfico, y se conectó el Caribe con el Pacífico a través de un canal seco.

También destacó la construcción de un moderno aeropuerto internacional en el centro del país y un crecimiento económico que en 2021 superó el 8 %, entre otras acciones.

Los dos períodos de Hernández, lo mismo que el de Porfirio Lobo, (2010-2014), fueron salpicados por múltiples denuncias asociadas a la corrupción y el narcotráfico.

Hernández siempre rechazó las acusaciones de que haya tenido nexos con narcotraficantes como se señaló desde Estados Unidos, donde un hermano suyo, Juan Antonio "Tony" Hernández, cumple cadena perpetua por narcotráfico, entre otros delitos.

En el caso del expresidente Porfirio Lobo, un hijo suyo, Fabio Lobo, fue condenado en Nueva York en 2017 a 24 años de prisión.

Hernández no asistirá a la investidura de la izquierdista Xiomara Castro, la primera mujer en ganar la Presidencia en la historia política de su país.

El acto oficial más importante de Hernández en su último día en la Casa Presidencial fue la reunión que tuvo con el rey de España, Felipe VI.

"Un placer recibir a su Majestad el Rey de España Felipe VI, un gran amigo de Honduras que nos apoyó durante toda mi gestión", escribió Hernández en Twitter tras culminar el breve encuentro en la Casa Presidencial en Tegucigalpa.