EFEPekín

China exhibió hoy algunos de sus nuevos buques y submarinos militares durante un desfile naval celebrado en la ciudad oriental de Qingdao para conmemorar el septuagésimo aniversario de la fundación de la Armada Popular de Liberación.

El presidente chino, Xi Jinping, abordó el destructor Xining tras inspeccionar sus tropas y dar la bienvenida a las delegaciones extranjeras invitadas al evento, que contó con la presencia del primer portaaviones chino, el Liaoning, así como de los últimos submarinos nucleares y destructores del gigante asiático.

El mandatario pronunció un discurso ante los jefes de las delegaciones extranjeras presentes en el que pidió a las fuerzas marítimas de todo el mundo "que trabajen juntas para mantener la paz en los mares", según recoge la cadena estatal CCTV.

El desfile se produce en medio de la creciente presencia militar del país asiático en el mar de China Meridional, región que se ha vuelto objeto de una disputa soberanista por parte de diversos países, como Brunei, Filipinas, Malasia, Taiwán, Vietnam y, por supuesto, China, debido a la presencia de reservas energéticas.

"Las naciones deben usar las consultas para resolver los problemas en lugar de promover el uso de la fuerza o de realizar amenazas", dijo Xi, quien pidió "mejorar los mecanismos de gestión de crisis y llegar a acuerdos para resolver las disputas marítimas".

"Debemos respetarnos mutuamente, tratarnos por igual, mejorar la confianza mutua, fortalecer el diálogo y los intercambios marítimos y profundizar la cooperación entre las armadas", agregó.

Además, algunos buques exhibidos hoy hicieron su debut por primera vez, así como aparatos de reconocimiento de las fuerzas aéreas, patrullas antisubmarinos, bombarderos, cazas y helicópteros.

En total, participaron 32 buques chinos que navegaron en seis grupos y 39 aviones militares divididos en diez escuadrones.

A ellos se unieron una veintena de barcos de otros diez países como Rusia, Tailandia, Vietnam e India para mostrar al mundo "la firme determinación de salvaguardar la paz y buscar el desarrollo de manera conjunta", según declaró recientemente el subcomandante de la Armada Qiu Yanpeng.

Asimismo, medios estatales chinos ensalzaron hoy los "históricos logros" de una Armada "modernizada, más fuerte que nunca, de clase mundial", que tiene entre sus objetivos "fortalecer su capacidad de combate", publica hoy el rotativo China Daily.

Mientras, el diario nacionalista Global Times señala en un editorial que los eventos de esta semana "deben observarse como un símbolo de la influencia de la diplomacia y el Ejército chinos", y arremete contra los medios extranjeros que acusan a China de utilizar el desfile para "mostrar músculo".

"A Occidente le molesta el auge de China. Pero esto es una realidad de la que todas las partes van a beneficiarse. China tiene siempre en cuenta los intereses y sentimientos de los demás", asevera el rotativo, y resalta que "los nuevos buques harán que China sea más poderosa en aguas más distantes".

Más de 60 países han enviado delegaciones al desfile.

El desfile forma parte de los eventos navales multinacionales, de cuatro días de duración, organizados por el aniversario, entre los que también hay seminarios de alto nivel e intercambios culturales y deportivos, agrega la agencia estatal Xinhua.