EFEQuito

La Asamblea Nacional (Parlamento) abrió este miércoles un nuevo frente al presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, al citarlo con carácter "obligatorio" y "bajo prevención de ley" a que comparezca este viernes ante la comisión que investiga los papeles de Pandora.

Tras algo más de 15 minutos de reunión protocolaria, por la ausencia del mandatario que había sido convocado este miércoles, el presidente de la Comisión de Garantías Constitucionales, José Fernando Cabascango, afirmó que al desoír la citación, Lasso "no le daba la espalda a esta Asamblea Nacional", sino a "los y las ecuatorianas que merecen conocer la verdad del caso Pandora Papers".

"Esta Comisión, en representación de nuestros mandantes, convoca a usted, presidente de la República, por segunda ocasión, y de manera obligatoria, y bajo prevención de Ley, para que comparezca el día viernes 22 de octubre a las 8.00 de la mañana", dijo.

CARTA DE LASSO

La convocatoria se produce tras una jornada en la que habían sido convocados a declarar Lasso, su esposa, uno de sus hijos y cinco colaboradores del mandatario, ninguno de los cuales se presentó a las sesiones.

Su mujer e hijo se excusaron el martes, pero él, en una carta de tres páginas leída íntegramente en la sesión de esta tarde, argumentó que no es esa Comisión el organismo que debería investigar el caso, sino la Contraloría, a la que el 6 de octubre el propio presidente pidió verificar su declaración jurada de patrimonio.

Y aseguraba nuevamente que toda su renta "ha sido de fuentes ecuatorianas y ha sido declarada en Ecuador", donde ha "pagado todos los impuestos de ley", "588.864.479,38 dólares" en los últimos 15 años.

También insistía en que "las entidades Bernini Foundation, Bretten Holdings, Da Vinci Foundation, Fundación Bienes Raíces, Nora Group Investment, Pietro Overseas, Positano Trade y Tintoretto International Foundation, fueron legalmente disueltas en el pasado".

"Respecto a las otras tres entidades mencionadas" en los papeles de Pandora, "el banco panameño Banisi, y los fideicomisos estadounidenses Bretten Trust y Liberty Trust, ratifico que no tengo con ellas ninguna relación de propiedad ni administración", señaló.

Se trata de 11 de las empresas "offshore" que había tenido el exbanquero hasta 2017, cuando la Ley ecuatoriana prohibió la tenencia de bienes en paraísos fiscales a funcionarios públicos o electos.

Lasso también invitó a los miembros de la Comisión a acudir al Palacio de Carondelet si querían conocer alguna otra información que no estuviera en la carta.

LA PUJA

Una actitud que no ha gustado nada a Cabascango ni a otros miembros de la Comisión, en la que la oposición, que tiene mayoría, exige saber a quién y en qué condiciones delegó sus bienes en el exterior y si incurrió en un presunto delito de testaferrismo cuando se retiró como propietario.

También, si antes o después de esa fecha hubo evasión o elusión tributaria al tener las propiedades fuera del territorio nacional, o al transferir algunas a sus familiares.

La nueva convocatoria del viernes "bajo prevención de ley" y con carácter obligatorio" la argumentó la Comisión en los artículos 76.4 y 77.1 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa.

En el primero de ellos se precisa que, una vez convocado, "si el funcionario público no comparece en la hora y fecha fijada en la convocatoria, o no remite la información, será causal de enjuiciamiento político".

Por el momento, la Presidencia ecuatoriana no ha reaccionado a la convocatoria, dado que Lasso se encontraba a la misma hora en un acto con agentes de Policía.

A mediodía el mandatario se dio un baño de multitudes desde el balcón del Palacio de Gobierno en una convocatoria que fue secundada por miles de sus seguidores a la contigua Plaza Grande.

En ella, volvió a hablar de "golpistas" y del "triunvirato de la conspiración", integrado, según él, por el líder socialcristiano y exalcalde de Guayaquil Jaime Nebot, el expresidente Rafael Correa, y el dirigente indígena Leonidas Iza.

Y advirtió que para afrontarlos "empuñará la Constitución", en clara alusión a recurrir al inédito mecanismo de la "muerte cruzada" para sortear el bloqueo legislativo a sus reformas y encarar a sus principales opositores.

El jefe de Estado ecuatoriano mantiene desde el mes pasado una dura puja con la Asamblea tras ver rechazado su proyecto de ley "Creando Oportunidades", con el que aspira a una serie de reformas tributarias, laborales y de inversión que son cuestionadas por grupos sociales y sindicatos.

Este miércoles, tras una marcha, el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) acudió a la Asamblea a entregar un proyecto laboral alternativo, y el 26 hay convocada una manifestación conjunta por el movimiento indígena, sindicatos, campesinos y otros sectores sociales.

Una pugna que se suma a la grave crisis de seguridad que atraviesa el país por el incremento del narcotráfico y los asesinatos, situación por la que el lunes Lasso decretó un estado de excepción de 60 días.