EFESan Salvador

El Salvador experimentó una baja de homicidios del 15,7 por ciento entre enero y octubre de 2018, respecto al mismo período de 2017, informó hoy el director de la Policía, Howard Cotto.

Cotto precisó que en este lapso fueron asesinadas 2.814 personas, 526 muertes violentas menos que las 3.340 computadas en el mismo período del año 2017, baja atribuida principalmente a las acciones de la Policía.

Señaló que los niveles de presencia del cuerpo de seguridad en comunidades asediadas por pandillas "ha jugado un papel muy importante", al igual que la detención de cabecillas y el ataque a "su parte logística y financiera".

El país centroamericano mantiene la tendencia en la reducción de las muertes violentas desde julio pasado, cuando registró un descenso de 0,71 por ciento y con lo que logró revertir las alzas computadas desde finales de 2017.

El Salvador es asediado por la pandilla Barrio 18, Mara Salvatrucha (MS13) y otras minoritarias que poseen más de 600 grupos en todo el país y a las cuales el Gobierno atribuye la mayoría de los crímenes.

A mediados de abril pasado, Cotto explicó que las alzas experimentadas antes de julio eran atribuidas principalmente a purgas al interior de las pandillas por la disputa de los lideratos locales.

La nación centroamericana es uno de los países más violentos del mundo con tasas de 103, 81,7 y 60 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente.