EFESan Salvador

Un cargamento de cocaína de aproximadamente 1,4 toneladas fue incautado por miembros de la Fuerza de Tarea Naval del Ejército en aguas del Pacífico de El Salvador, sinformaron este sábado autoridades de Seguridad.

El ministro de la Defensa, Rene Merino Monroy, dijo en una conferencia de prensa que la droga fue localizada a 490 millas náuticas (907 kilómetros) del puerto de Acajutla, en el occidental departamento de Sonsonate.

Señaló que el cargamento, que está siendo llevado a tierra, puede estar valorado entre los 33 y 35 millones de dólares e indicó que han sido detenidos un colombiano, 2 ecuatorianos y 3 mexicanos, cuyas identidades no fueron reveladas.

Por su parte, el titular del Ministerio de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro, señaló que la droga era transportada en una embarcación conducida por el colombiano y los dos ecuatorianos, y que al momento de su localización era transbordada a una embarcación donde iban los mexicanos.

Las autoridades no especificaron hacia dónde era transportada el narcótico ni de dónde provenía.

Según el fiscal general, Rodolfo Delgado, en lo que va de 2021 han sido incautadas 4,2 toneladas de diferentes tipos de droga, de los que 3,7 toneladas son cocaína.

En 2020, las autoridades de seguridad salvadoreñas se incautaron al menos de 2,93 toneladas de diferentes tipos de drogas, valoradas en más de 48 millones de dólares, según el Gobierno.

De acuerdo con un informe de 2020 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), el narcotráfico en Centroamérica y el Caribe contribuye a aumentar el ya muy elevado nivel de violencia en la región por la pugna competitiva entre los grupos criminales.

La JIFE insiste en que "las pandillas locales y los grupos delictivos internacionales siguen explotando" la región de Centroamérica y el Caribe "como zona de tránsito y ruta de reexpedición de las drogas procedentes de América del Sur y destinadas a los mercados de consumo de América del Norte y Europa".

En El Salvador, una de las principales fuentes de ingreso de las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 es la venta de droga al menudeo, pero estas estructuras también han tenido contacto con carteles mexicanos.