EFEBangkok

Un tribunal de Malasia decidió hoy posponer el inicio del primer juicio contra el exdirigente Najib Razak, el principal acusado por el desfalco del brazo inversor del Estado malasio 1Malaysia Development Berhad (1MDB).

Un panel de tres magistrados aceptó de manera unánime el recurso presentado por los abogados de Najib, que solicitaban más tiempo para preparar la defensa, informó la agencia oficial malasia Bernama.

Najib, sobre quien penden 42 cargos de corrupción, y sus asociados desviaron presuntamente 4.500 millones de dólares (3.970 millones de euros) procedentes del 1MDB, un escándalo que propició su derrota en las elecciones del pasado mayo.

El político, de 65 años y que dirigió la nación desde 2009 a 2018, se apropió presuntamente de unos 2.600 millones de ringgit (en aquella época, unos 680 millones de dólares), según reveló en 2015 una investigación periodística.

Najib, sin embargo, se declara inocente de abuso de confianza, abuso de poder y lavado de capitales, cargos de los que ha sido imputado, y justifica el dinero en sus cuentas con una donación de un príncipe saudí.

Además de Malasia, media docena de países -entre ellos Estados Unidos, Suiza o Singapur- continúan con las pesquisas vinculadas con la malversación del fondo estatal malasio.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos cifra el dinero desviado de 1MDB en 4.500 millones de dólares.

1MDB, fundado en 2009 por Najib y presidido por este hasta 2016, fue creado con el objetivo de atraer inversión extranjera y crear un distrito financiero en Kuala Lumpur, pero acabó acumulando pérdidas de 42.000 millones de ringgit (unos 10.300 millones de dólares o más de 9.100 millones de euros).