EFESan Salvador

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, pidió hoy perdón a un menor de 16 años agredido sexualmente por el párroco de la localidad de Zaragoza, ubicada unos 20 kilómetros al sur de la capital de El Salvador, José Adonay Chicas Campos.

Chicas Campos fue capturado el pasado viernes y es acusado de los delitos de agresión sexual en menor incapaz, en modalidad continuada, remuneración por actos eróticos y corrupción de niños agravada por medio del uso de tecnologías, según lo informó la Fiscalía General de la República (FGR).

"En nombre de la Iglesia les pido perdón a la víctima, a sus padres, y a la sociedad por lo sucedido", manifestó Escobar Alas durante su acostumbrada conferencia de prensa.

El arzobispo de San Salvador indicó que han ofrecido a la víctima y a su familia asistencia psicológica, y señaló que tras conocer la captura del sacerdote "se decretó la medida cautelar de suspensión canónica, o sea la suspensión de todas sus facultades sacerdotales, pudiendo solo celebrar la Santa Misa en forma privada".

"Nos duele grandemente este acontecimiento (...), la Iglesia es madre de todos sus hijos y velará por todos, principalmente por los más pequeños", añadió el religioso.

Las investigaciones de Ministerio Público, señalan que los abusos en contra de la menor se venían cometiendo desde hace más de dos años, de forma continuada, en la casa parroquial de la iglesia de Zaragoza, y que después de los actos sexuales el detenido remuneraba económicamente a la víctima.

Cifras del sitio de transparencia de la Policía salvadoreña dan cuenta de que durante el primer trimestre de 2018 se han procesado al menos 482 denuncias por delitos sexuales contra menores de edad.