EFEBogotá

La Justicia Especial para la Paz (JEP) pidió hoy a las autoridades colombianas ubicar a Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias "el Paisa", uno de los más sanguinarios líderes de la antigua guerrilla de las FARC, de quien se sospecha puede haber reagrupado a sus hombres en una disidencia.

La JEP explicó en un comunicado que tomó la decisión luego de que Velásquez no se presentara ante ese tribunal extraordinario en el plazo estipulado para responder a diversas citaciones.

El tribunal dijo que el Ministerio de Defensa, el Ejército, la Policía, la Fiscalía y la Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de la propia JEP deben dar información sobre el paradero de Velásquez, a quien el pasado 25 de octubre se le abrió un "incidente de verificación" para determinar su cumplimiento con el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.

"La Sala de Reconocimiento también le ordenó al Ministerio de Defensa Nacional que presente, en un término de 10 días hábiles, la información de inteligencia sobre el posible reagrupamiento y retoma de armas de las estructuras que operaban bajo el mando de Velásquez Saldarriaga", añadió la información.

En agosto pasado la JEP ya había abierto un "proceso de desacato" contra Velásquez ya que fue el único de los 31 excomandantes de la antigua guerrilla que no entregó informes sobre las actividades que estaba realizando para contribuir al esclarecimiento de los secuestros cometidos por las FARC.

La JEP también dio un plazo de 15 días hábiles a la UIA para que "establezca la ubicación actual" de Velásquez.

"En caso de que no sea posible establecer su ubicación, la UIA deberá determinar los lugares de ubicación conocidos o sitios que haya frecuentado Velásquez Saldarriaga desde el primero de diciembre de 2016 a la fecha", detalla el comunicado.

Las autoridades y el propio partido FARC dicen desconocer el paradero de Velásquez, quien hasta agosto pasado lideraba en el caserío de Miravalle, que hace parte del municipio de San Vicente del Caguán, en el departamento Caquetá, la reincorporación de exguerrilleros de la antigua columna Teófilo Forero que él encabezó.

La JEP ordenó además a la Comisión de Paz del Senado que presente en un término de 10 días hábiles, la información recaudada y el reporte final de la visita realizada que esa instancia hizo a Miravalle.

Finalmente, solicitó a la Misión de Verificación de Naciones Unidas en Colombia la información con la que cuente, como parte de su mandato de verificación, sobre el estado de implementación de las medidas de reincorporación de Velásquez.

En caso de que "el Paisa" sea excluido del proceso, se someterá a la justicia ordinaria y no obtendrá ninguno de los beneficios jurídicos otorgados a los antiguos guerrilleros de las FARC.

La columna móvil Teófilo Forero que dirigió "el Paisa" era una de las más sanguinarias de las FARC y se le atribuyen ataques como el asesinato el 29 de diciembre del 2000 del congresista Diego Turbay Cote, su madre y cinco personas más en una emboscada en una carretera del sureño departamento del Caquetá.

También el secuestro en abril de 2002 de 12 diputados del departamento del Valle del Cauca, once de los cuales fueron asesinados en cautiverio cinco años después.

Igualmente del atentado contra el club El Nogal, de Bogotá, en febrero de 2003, que costó la vida a 36 personas y dejó heridas a más de 200, así como una cadena de ataques con decenas de muertos y heridos principalmente en el sur del país.