EFEWashington

La Organización de Estados Americanos (OEA) aplazó una sesión extraordinaria convocada para este miércoles, ante la objeción "inusual" de algunos de sus países miembros a discutir la situación en Cuba, cuyo Gobierno dio por "derrotada" una maniobra que, aseguró, se gestaba en el seno del organismo.

El llamado a analizar el panorama en el país caribeño después de las protestas del pasado 11 de julio reabrió un debate de larga data en torno a la isla, que, si bien no integra ese organismo desde 1962, sí ha sido un protagonista ausente de muchas de sus reuniones.

El presidente del Consejo Permanente de la OEA, Washington Abdala, informó en una carta remitida a las delegaciones integrantes del órgano con sede en Washington del aplazamiento de la reunión, para una fecha aún por definir, en respuesta a los “planteos al respecto por parte de algunos países".

UNA OBJECIÓN "INUSUAL"

Abdala, quien es representante permanente de Uruguay, señaló como "particularmente inusual" que haya objeción a recibir informes técnicos elaborados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como estaba previsto en la agenda de la sesión, aunque se abstuvo de precisar los países o delegaciones que se opusieron a ello.

Para este miércoles estaba pautada la intervención de la presidenta de la CIDH, Antonia Urrejola Noguera; del relator de la CIDH para Cuba, Édgar Stuardo Ralón Orellana, y del relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión, Pedro Vaca Villareal.

El funcionario uruguayo explicó que para esta sesión "no se propuso una declaración", sino que los comisionados "informaran al respecto".

"La práctica de rechazar 'informes in voce' ("de viva voz") no debería tener cabida en esta organización", se quejó Abdala en la misiva, y apuntó que la "asimetría en las miradas internacionales siempre es lesiva para el respeto de los derechos humanos".

"No conocer lo que se está viviendo en Cuba no significa que los dramáticos hechos no se sigan produciendo. La realidad, tristemente, sigue su curso, no se esconde detrás de papeles, declaraciones o dilaciones", puntualizó Abdala.

En todo caso, indicó que se realizarán consultas para concretar la sesión en el "plazo más breve posible" y que ha solicitado a la Secretaría de Asuntos Jurídicos de ese organismo "un informe respecto de la situación de Cuba en relación con la OEA".

CUBA NO ES MIEMBRO

Cuba fue excluida del sistema interamericano en enero de 1962 por su adhesión "al marxismo-leninismo", pero esa decisión quedó sin efecto para la OEA a raíz de una resolución aprobada el 3 de junio de 2009, durante una Asamblea General celebrada en San Pedro Sula (Honduras).

No obstante, el Gobierno cubano ha dejado en claro que no ha pedido ni quiere regresar al organismo.

En diálogo con Efe, el representante de Bolivia ante la OEA, Héctor Arce, consideró que la convocatoria a la sesión extraordinaria planteó una situación que ese país ha identificado como "incorrecta" y que "no procede jurídicamente".

"No corresponde que la Organización se pronuncie o considere informes sobre un país que no es miembro, más si este país incluso no puede defenderse, si está en un estado de indefensión, porque no participa, no tiene un representante Cuba dentro del Consejo Permanente", subrayó Arce.

Según el diplomático, a esta posición, además de Bolivia, se han sumado Argentina, Nicaragua y México, así como varias naciones de la Comunidad del Caribe (Caricom).

"Es una posición correcta, que va en defensa de la legalidad", opinó el diplomático sobre el planteamiento de su país.

Para Arce, la sesión fue postergada con un “discurso muy parcial y muy sesgado sobre una de las visiones que hay sobre el Estado cubano”.

"MANIOBRA ANTICUBANA"

La reacción desde la isla estuvo a cargo del ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez, quien aseguró en su cuenta de Twitter que fue derrotada una "maniobra anticubana" en la OEA.

"(El) rechazo de (la) mayoría (de) Estados miembros obligó a la suspensión del Consejo Permanente. (El) Presidente pro Témpore del Consejo admitió (la) derrota mediante (una) carta patética que ofende a Cuba. Agradecemos a (los) países que defendieron (la) dignidad latinoamericana y caribeña", agregó el jefe de la diplomacia cubana, sin más detalles.

Cuba fue escenario el pasado 11 de julio de manifestaciones, en momentos en que el país caribeño está sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de largos cortes de electricidad.

Laura Barros