EFENaciones Unidas

La ONU reiteró este martes su llamamiento a "despolitizar" el suministro de ayuda humanitaria en Venezuela y llamó a todos los bandos a reducir la "tensión" y entablar "negociaciones políticas serias".

"Estamos claramente inquietos y preocupados por la situación sobre el terreno", dijo el portavoz de la organización Stéphane Dujarric, preguntado por las últimas advertencias de Estados Unidos y el choque en torno al ingreso de ayuda organizada por Washington y algunos de sus aliados.

El jefe del Parlamento, Juan Guaidó, quien se adjudicó las competencias del Ejecutivo como presidente encargado, ha dicho que esa asistencia entrará al país el próximo día 23 sí o sí, a pesar del rechazo del Gobierno de Nicolás Maduro, que la considera un pretexto para iniciar una invasión armada.

"La despolitización de la ayuda (...) se aplica a todo el mundo", respondió Dujarric preguntado por esta situación.

El portavoz reiteró que la postura del secretario general de la ONU, António Guterres, sigue siendo la de impulsar una salida negociada a la crisis.

"Estamos llamando a todas las partes a avanzar hacia unas negociaciones políticas serias y a una reducción de las tensiones que estamos viendo", señaló durante su conferencia de prensa diaria.

Según Dujarric, Guterres y otros altos funcionarios de la ONU continúan en contacto con distintos interlocutores y Gobiernos y la organización mantiene sobre la mesa su oferta para mediar entre el Gobierno y la oposición.

El diplomático portugués abordó ayer la cuestión con el nuevo embajador de México ante Naciones Unidas, Juan Ramón de la Fuente, cuyo país es uno de los principales defensores de un proceso de diálogo para Venezuela.

Dujarric recordó hoy que, aunque Guterres no se ha sumado a ninguna de las iniciativas impulsadas por distintos países, apoya todos los intentos para promover una salida negociada.

Venezuela vive una crisis de gobernabilidad desde que Maduro jurara el 10 de enero un nuevo mandato de 6 años cuya legitimidad no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, por haberlo obtenido en unos comicios tachados como "fraudulentos".

Por tal motivo, el antichavismo asegura que las competencias del Ejecutivo recaen en Guaidó, quien hace casi un mes se proclamó presidente encargado y estableció como una prioridad el ingreso de ayudas.

Mientras, el presidente de EE.UU., Donald Trump, que fue el primero en reconocer a Guaidó, presionó ayer a los militares venezolanos para que rompan con Maduro y permitan la entrada de ayuda humanitaria enviada por su país.