EFEMiami

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) aprobó este viernes los informes y resoluciones de su 76 Asamblea General, en los cuales se evidencia un deterioro del respeto de la libertad de prensa y de la sostenibilidad de los medios, agravado en ambos casos por el impacto de la covid-19.

La "tormenta perfecta" ha sido una expresión utilizada por varios directivos de la organización de defensa y promoción de la libertad de prensa a lo largo de esta asamblea celebrada de manera virtual desde el pasado miércoles, día en que participó el presidente de panamá, Laurentino Cortizo, hasta este viernes.

"La crisis planteada por la pandemia de covid-19 ha impactado a todos los sectores de la sociedad. La prensa no es la excepción", comienza el documento de conclusiones de una asamblea que finalizará hoy con la asunción de las nuevas autoridades.

El hondureño Jorge Canahuatí, del grupo OPSA de San Pedro de Sula, será el nuevo presidente de la SIP desde este viernes hasta la Asamblea General de 2021.

LA CRÍTICA AL PODER ES EL ANTÍDOTO A LA ARBITRARIEDAD

El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, fue el invitado de honor de la jornada de clausura a la que le puso un toque de esperanza con su encendida defensa de la libertad de prensa y del periodismo "profesional, libre e independiente".

"Sin la crítica ordenada y razonada ejercida por los medios de comunicación y los periodistas no tardaría en llegar la arbitrariedad, la injusticia y el miedo", dijo Abinader´.

El presidente dominicano firmó la Declaración de Chapultepec sobre libertad de prensa, surgida de una conferencia hemisférica celebrada en 1994, y la Declaración de Salta, adoptada por la SIP en 2018 y centrada en medios digitales.

Para estampar su firma utilizó uno de los llamados "lápices inmortales", una iniciativa de la SIP para llamar la atención sobre los asesinatos de periodistas y la impunidad que rodea a sus autores en la mayoría de los casos que lleva el lema de "las voces pueden ser silenciadas, pero la libertad es a prueba de balas".

BALAS PARA ACALLAR A LA PRENSA

En lo que va de 2020 han sido asesinados en América 18 periodistas, ocho de ellos en México, tres en Honduras, dos en Venezuela, dos en Brasil, uno en Barbados, uno en Colombia y uno en Guatemala.

"La falta de justicia y la impunidad incentivan otros actos de violencia, conduciendo a la autocensura como mecanismo de defensa y generando un efecto inhibitorio en el ejercicio de la libertad de expresión", señala la SIP en su resolución sobre el tema.

Otros ataques menos extremos que el asesinato se registraron en Colombia, Venezuela y México, así como en Argentina, Bolivia, Ecuador, Estados Unidos y Haití.

En Paraguay, la connivencia entre políticos y narcotráfico eleva el riesgo para quienes informan en la ciudad Pedro Juan Caballero, fronteriza con Brasil, resalta el documento de conclusiones.

Venezuela, donde el gobierno "agudizó la persecución y las detenciones arbitrarias de periodistas", Cuba, donde "la represión y la censura" han aumentado, y Nicaragua, donde abundan "las acciones de hostigamiento de la policía en contra del pueblo y especialmente de los periodistas", merecieron resoluciones especiales.

EN EE.UU. TAMBIÉN CUECEN HABAS

Pero, en Estados Unidos también cuecen habas, según la SIP.

Las protestas contra el racismo tras el asesinato del afroamericano George Floyd por un policía blanco en mayo pasado derivaron en 148 ataques físicos contra periodistas y 118 detenciones, indica la SIP.

Además, durante la campaña electoral el presidente Donald Trump siguió "con sus ataques contra la prensa e intentó bloquear, sin éxito, la publicación de dos libros sobre su vida y Presidencia".

Una de las resoluciones está dirigida a los presidentes que estigmatizan a los periodistas y los medios, categoría que hermana a Trump, a Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, a Nayib Bukele, de El Salvador, y Andrés Manuel López Obrador, de México.

Otro capítulo en esta Asamblea han sido los problemas derivados de la covid-19, que se ha cobrado la vida de más de 130 periodistas y personal de medios hasta ahora.

"Las restricciones al ejercicio de la profesión y una fuerte caída de ingresos colocaron a muchos medios en riesgo o provocaron su cierre definitivo", subraya el documento de conclusiones.

Por eso la SIP exhortó a los Gobiernos del continente a tomar medidas que garanticen la "supervivencia del periodismo en la democracia", que a su juicio está en peligro debido, ente otros factores, a su desventaja respecto a las "plataformas tecnológicas globales".

En una resolución la SIP afirma que asegurar la sostenibilidad de los medios es "una responsabilidad para las democracias de las Américas", ya que son "pilares fundamentales" para los derechos humanos, la contención de fuerzas autoritarias y el ejercicio de una ciudadanía plena e informada.

"La ausencia de un modelo económico claro y universalmente sostenible pone en peligro el papel de los medios periodísticos como proveedores de información confiable y de calidad, contra plataformas tecnológicas globales donde pueden proliferar la desinformación y las noticias falsas", señala.

La organización formada por medios de 24 países menciona que en países desarrollados, especialmente de la Unión Europea, han comenzado a abordar este problema global crítico mediante políticas públicas transparentes, no discriminatorias y respetuosas de la independencia editorial.

Las trabas administrativas, legislativas y judiciales a la libertad de prensa y las presiones económicas a los medios ocupan también espacio en los documentos de esta conferencia.

"A pesar de este escenario, vale destacar el compromiso de varios líderes de mantener el compromiso a favor de la libertad de prensa en sus países", dice la SIP, que también destaca que la información de calidad es un valor en alza en este mundo trastocado por la covid-19.

La SIP considera un "hecho histórico" en esta asamblea la presentación del Índice de Chapultepec, una nueva herramienta que a partir de ahora permitirá medir el grado de vigencia de las libertades de prensa y expresión en el continente.