EFENaciones Unidas

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, pidió este lunes, en la Asamblea General de Naciones Unidas, un "cese al fuego global", ya que considera "indispensable" que exista un "entorno pacífico" para enfrentar la pandemia de la COVID-19.

"Debemos en estos momentos redoblar la apuesta por el diálogo, la resolución de controversias por medios pacíficos, el estado de derecho para poder aliviar el sufrimiento y llevar esperanza a todas las poblaciones más vulnerables", señaló.

Asimismo, el mandatario mostró su preocupación por los peligros que se plantean "ante el incumplimiento de los acuerdos de desarme o el retiro de algunas partes de los mismos".

Desde su punto de vista, eso puede derivar "en la reanudación de carreras armamentistas" que retrotraen a una época en la que el mundo "vivía bajo la sombra de un posible conflicto nuclear".

"No se concibe paz en el mundo si no existen compromisos serios por parte de la comunidad internacional en materia de desarme y no proliferación", puntualizó Lacalle Pou.

También, detalló su deseo por que los Estados apuesten "al diálogo y la negociación" y encuentren salidas a los conflictos actuales "que contemplen los derechos de todas las partes".

Por otro lado, el presidente de Uruguay hizo un llamado a la comunidad internacional para que la actual pandemia "no derive en un debilitamiento del cumplimiento de los compromisos asumidos a nivel multilateral".

"Debemos evitar caer en escenarios de nacionalismos y proteccionismos que, de alguna manera, perjudiquen las relaciones internacionales en el comercio internacional o interrumpa las cadenas de abastecimiento y a la propia circulación de suministros médicos que son tan necesarios para la salida de esta crisis sanitaria", dijo.

Asimismo, Lacalle Pou enfatizó que la crisis que vive el mundo obliga a repensar el futuro "para consolidar los logros alcanzados y también prevenir futuras crisis sean estas económicas, sanitarias, climáticas o todas ellas en su conjunto".

"La dimensión de la actual pandemia y las penosas consecuencias en pérdidas de vida y afecciones a la salud de muchas personas concentra nuestra atención, pues se torna necesario procurar soluciones para nuestros pueblos, especialmente para aquellas personas más vulnerables y más expuestas", subrayó.

Finalmente, el mandatario apostilló que el camino a recorrer "tanto para la salida de esta pandemia como durante los próximos 75 años" va a encontrar a Uruguay del lado del multilateralismo, "apoyando la búsqueda de soluciones que estén amparadas en marcos jurídicos multilaterales en todos los aspectos de la vida internacional".