EFEMiami

Lee se transformó hoy en el centro del Atlántico en un huracán de categoría 1, mientras que María bajó a categoría 2 en su avance hacia el norte y hoy se situará al este de la costa sureste de Estados Unidos.

El Centro Nacional de Huracanes informó hoy en su boletín de las 11.00 hora local (15.00 GMT) de estos dos ciclones que no constituyen actualmente amenaza para tierras pobladas.

A la hora de este boletín María se encontraba a 300 millas (458 km) de la isla Gran Abaco, al norte de Bahamas, y a 475 millas (765 km) del cabo Hatteras, en Carolina del Norte.

Se movía a 9 millas por hora (15 km por hora) rumbo al norte con vientos máximos sostenidos de 105 km por hora (165 km/h), ligeramente más débiles que hace unas horas.

Se espera que mantenga ese rumbo, aunque con un descenso de la velocidad de traslación, hasta el lunes por la noche.

En el patrón de trayectoria del CNH, el núcleo de María se desplazará a un área situada al este de la costa sureste de EE.UU. hoy mismo o más adelante.

El CNH indicó que desde las Carolinas y parte central de la costa este de EE.UU. se debería monitorear el avance de este huracán, que fue devastador a su paso por el Caribe, especialmente en Puerto Rico, donde tocó tierra el pasado miércoles.

Es posible que desde hoy rijan advertencias y aviso de vigilancia de huracán o tormenta tropical para un tramo de la costa estadounidense del Atlántico.

El oleaje oceánico generado por María está aumentando en partes de la costa suroriental de EE.UU. y en Bermuda y también va a crecer en la parte media de la costa este estadounidense.

Ese oleaje sigue afectando a Puerto Rico, la islas Vírgenes, la zona norte de la Española, las islas Turcos y Caicos y Bahamas.

En cuanto a Lee, el CNH indicó que está localizado a 875 millas (1.410 km) al este de Bermuda y a 1.375 millas (2.210 km) al oeste de las islas Azores y se mueve en dirección sureste, rumbo que se espera que mantenga en las próximas 24 horas, para luego virar hacia el suroeste o el oeste suroeste al finalizar el lunes.

Su velocidad ha aumentado a 3 millas por hora (2 km/h) y la fuerza de sus vientos máximos sostenidos a 90 millas por hora (150 km/h) y se espera que se fortalezca en las próximas 48 horas.

Lee podría llegar a tener la fuerza de un huracán intenso este mismo lunes.