EFEEl Cairo

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, indultó hoy a un centenar de activistas y tres periodistas con motivo de la festividad musulmana de Aid al Adha (Fiesta del Sacrificio), horas antes de viajar a Estados Unidos para asistir a una cumbre de Naciones Unidas.

Entre los tres reporteros destacan los antiguos periodistas de Al Yazira, Mohamed Fahmy y Baher Mohamed, que fueron liberados esta misma tarde, según confirmó a Efe la mujer del primero, Marwa Fahmy.

Ambos recibieron el pasado 29 de agosto una pena de tres años de cárcel, tras ser encontrados culpables de difundir noticias falsas y no contar con permisos de trabajo para ejercer su profesión en Egipto, en el conocido caso de la "Célula del Marriott".

Junto a ellos, fue sentenciado también el australiano Peter Greste, que fue deportado el pasado febrero gracias a un decreto presidencial pero cuyo nombre no apareció hoy en la lista de indultados.

Según confirmó a Efe la Presidencia egipcia, la joven activista Sanaa Seif y la conocida abogada de derechos humanos Yara Salam sí figuran entre las personas que se han beneficiado del perdón presidencial.

Ambas fueron condenadas a tres años de cárcel en octubre pasado por incumplir la ley de protestas y manifestarse frente al Palacio Presidencial en junio de 2014.

Los activistas y reporteros fueron liberados en el marco de una amnistía que incluyó en total a 358 presos.

El indulto, el primero de este tipo que abarca a tantos presos políticos, se produce horas antes de que Al Sisi vaya a encontrarse con un gran número de personalidades internacionales en Nueva York.

Mañana jueves, tras el rezo que dará comienzo a la fiesta de Aid al Adha, el presidente tiene previsto viajar a Estados Unidos, con motivo de la 70ª sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Según confirmó la Presidencia egipcia, Al Sisi participará el día 25 en la sesión inaugural de la Cumbre de la ONU de Desarrollo Sostenible, donde se adoptará la Agenda post-2015 al respecto y a la que acudirán 150 jefes de Estado.

Para el analista político egipcio Tamer Abu Arab, la decisión de Al Sisi se vio motivada por este viaje, sobre todo porque incluyó a los sentenciados por la "Célula del Marriott", que es un caso internacional y algunos de los procesados tienen nacionalidades extranjeras.

"Al Sisi quería salirse de esta vergüenza internacional y ha sido una decisión inteligente, que le sirve para defenderse ante el mundo", destacó Abu Arab en declaraciones a Efe.

Añadió que Al Sisi "no está convencido de que estas personas sean inocentes; deberían estar fuera porque no han hecho nada, pero (Al Sisi) solo está respondiendo a la presión internacional".

Asimismo, para Abu Arab, esta decisión es "formal" y "no cambia nada sobre el terreno, ni sus políticas, ni corregirá sus medidas".

De la misma opinión se ha mostrado la ONG Amnistía Internacional, que ha calificado el indulto de "poco más que un gesto".

En la misma línea se expresó el presidente de la Red Árabe para la Información de Derechos Humanos, Gamal Eid, quien aseguró a Efe que "estas liberaciones son su derecho, y no es un favor" del presidente.

"No vamos a agradecerle nada a este régimen por hacer lo que debe hacer, que es liberar a los presos inocentes", destacó Eid, quien añadió que seguirá "esperando la liberación de los más de mil presos políticos inocentes y otros 61 periodistas" encarcelados que hay en Egipto.

El indulto no ha incluido a ninguna figura del grupo islamista de los Hermanos Musulmanes, principal fuerza política del país declarada grupo terrorista por las autoridades.

Tras conocerse el indulto, muchos activistas exigieron en la red social Twitter la amnistía de todos los demás presos políticos y activistas encarcelados, como Alaa Abdelfatah, hermano de Seif y uno de los símbolos de la revolución de 2011, que derrocó al entonces presidente Hosni Mubarak.

Otros ironizaron sobre la decisión del mandatario, como el bloguero y activista Wael Eskandar: "Imagínate que te levantas en un país en el que los criminales perdonan a los inocentes y la gente les aclama por su buen corazón", escribió en un tuit.

Por su parte, la tía de Alaa Abdelfatah y Sanaa Seif, Ahdaf Seif, también envió un mensaje en el que instó en recordar "que no deberían haber estado en prisión, en primer lugar, y que se les han robado meses o años de su vida", así como "que todavía hay otros injustamente encarcelados o desaparecidos".

Entre las caras más conocidas que aún permanecen en prisión destacan el bloguero Ahmed Duma o el fundador del Movimiento 6 de Abril -instigador de la revolución de 2011-, Ahmed Maher, y el portavoz de ese grupo, Mohamed Adel, que siguen cumpliendo su pena de tres años por manifestación ilegal.

Por Edu Marín e Imane Rachidi