EFEDar es Salam

El tanzano Mohammed Gulamabbas Dewji, considerado el multimillonario más joven de África y secuestrado hace díez días en su país, ha sido puesto en libertad, confirmó hoy el propio empresario.

"Doy gracias a Alá por haber vuelto a casa a salvo. Doy gracias a todos mis compatriotas tanzanos y a todos en el mundo por sus oraciones. Doy gracias a las autoridades de Tanzania, incluida la Policía, por trabajar para mi retorno seguro", afirmó Dewji, de 43 años, en la cuenta de Twitter de su grupo empresarial MeTL.

De momento, no ha trascendido quién mantenía cautivo al multimillonario -conocido popularmente en su país como "Mo" y el hombre más rico de Tanzania- y cómo se ha producido su liberación.

Dewji fue abandonado esta madrugada por los secuestradores en el club deportivo y social Gymkhana en el centro de Dar es Salam, primera ciudad comercial de Tanzania, confirmó el jefe de policía Lazaro Mambosasa.

"Lo llevaron en coche y lo dejaron en el Gymkhana por la noche", explicó Mambosasa, citado por el diario local "The Citizen".

"Mo está al cien por cien en forma. Parece estar bien, pero puede estar afectado psicológicamente debido a la experiencia", señaló Mambosasa.

En rueda de prensa, el inspector general de la Policía tanzana, Simon Sirro, precisó que los secuestradores dejaron atrás el automóvil en el que llevaron a Dewji al club Gymkhana, y que, junto al vehículo, se hallaron tres pistolas, un fusil AK47 y 35 balas.

"Todas las indicaciones aún apuntan a que los secuestradores son extranjeros. Nos han dicho que hablaban inglés y muy poco suajili (lengua nacional de Tanzania)", esgrimió Sirro, después de que las fuerzas del orden anunciaran esta semana que el vehículo usado para secuestrar al empresario portaba matrícula extranjera.

El liberado informó a la Policía de que sus captores demandaron dinero, pero se mostraron reacios a hablar con su padre cuando se les proporcionó su número de teléfono, según Sirro.

El ministro tanzano de Medioambiente, January Makamba, amigo personal de Dwji, afirmó en su cuenta de Twitter que habló durante veinte minutos con el empresario y que lo encontró "bien".

"Por su voz, es el Mo de siempre", indicó Makamba, al precisar que, no obstante, presenta magulladuras en las manos y las piernas al haber sido esposado.

La familia del multimillonario había ofrecido el pasado día 15 una recompensa de 1.000 millones de chelines tanzanos (440.000 dólares, 380.000 euros) por información que condujera a su paradero.

Dewji fue secuestrado el pasado día 11 por asaltantes encapuchados en Dar es Salam, un suceso que conmocionó al país y atrajo la atención de la prensa internacional.

El secuestro acaeció en las cercanías del lujoso hotel Colosseum, donde Dewji iba habitualmente al gimnasio, y la Policía llegó a detener a 26 personas en relación con el caso.

Según la revista Forbes, la fortuna de Dewji asciende a 1.500 millones de dólares y es la decimoséptima persona más rica del continente africano.

El joven empresario es el consejero delegado del grupo MeTL, que tiene inversiones en sectores como la agricultura, la telefonía móvil, las finanzas o la producción de alimentos; cuenta con una plantilla de más de 28.000 personas y opera en once países.

Casado y padre de tres hijos, "Mo" también ejerció como legislador en su país (2005-2015) y patrocina actividades filantrópicas.

En 2014, Dewji creó una fundación con el objetivo de combatir la pobreza en Tanzania en áreas como la educación, la sanidad y el desarrollo, y ha empleado más de tres millones de dólares (unos 2,6 millones de euros) en varios proyectos caritativos.