EFETokio

Los municipios japoneses afectados por el tsunami de 2011 han visto disminuir sus residentes a una velocidad más de ocho veces superior al descenso general de la población en el país asiático, según una encuesta publicada hoy por el diario nipón "Asahi".

De 42 gobiernos locales consultados de las prefecturas afectadas de Iwate, Miyagi y Fukushima (noreste), 39 experimentaron una reducción de población que llegó en términos totales a 92.000 habitantes en los últimos cuatro años, un 6,7 por ciento.

La contracción en ese mismo periodo de la población de Japón fue del 0,8 por ciento, conforme a estimaciones del Ministerio del interior nipón.

La cifra total incluye las casi 16.000 víctimas del terremoto y tsunami que azotó la costa de Tohoku (noreste), desastre del que se cumplirán cuatro años este miércoles.

Además de las localidades costeras afectadas por el azote del tsunami del 11 de marzo también se ha tenido en cuenta el despoblación de las zonas evacuadas por la crisis nuclear de Fuksuhima.

Entre las causas de la despoblación los expertos señalan la falta de oportunidades laborales, la carencia de infraestructuras y el temor a la radiación, en el caso de las localidades cercanas a la planta accidentada.

Estos factores están forzando a los residentes a continuar migrando y llevan a cada vez más evacuados a abandonar la idea de volver a sus antiguos hogares.

La ciudad costera de Onagawa, en la prefectura de Miyagi, es la que experimentó un descenso más acusado con una reducción de un 29,1 por ciento de sus habitantes.

Otros 10 municipios, seis situadas a lo largo de las costas de Iwate y Miyagi, tuvieron una reducción de más del 10 por ciento.

Las otras cuatro localidades se encuentran en la prefectura de Fukushima, donde todavía existen áreas designadas como "zonas de difícil retorno", donde los altos niveles de radiación impedirán que sus residentes regresen en un largo período.

Para elaborar el cálculo se comparó el número de residentes registrados en 42 ciudades, aldeas y pueblos de las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima a 28 de febrero o 1 de marzo de 2011, poco antes del desastre, con los registrados a 31 de enero o 1 de febrero de este año.