EFEBuenos Aires

Los mercados en Argentina gozan de calma tras las sacudidas que el año pasado mellaron la economía, una estabilidad propia de los tiempos previos a elecciones y ayudada esta vez por un clima externo más favorable y una mejora en las condiciones domésticas.

El comportamiento del índice S&P Merval evidencia el buen humor de los inversores: este jueves el panel líder de la Bolsa de Buenos Aires tocó un máximo histórico de 43.292 unidades y en lo que va del año el indicador acumula una ganancia cercana al 40 %.

El clima positivo también ha beneficiado a los títulos públicos argentinos y el índice de riesgo país ronda los 790 puntos básicos, desde el máximo alcanzado este año de 1.008 unidades, a principios de junio, y un mínimo de 635 puntos, registrado a inicios de febrero pasado.

En el mercado de divisas, el precio del dólar se mantiene relativamente calmo desde hace varias semanas, en contraste con los continuos sobresaltos que el año pasado tuvieron a maltraer a Argentina.

En abril de 2018 una crisis cambiaria por combinación de factores externos y domésticos desencadenó un proceso de recesión generalizada de la economía con alta inflación y fuerte depreciación de la moneda argentina, que obligó al Gobierno de Mauricio Macri a recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este viernes, la divisa estadounidense cotizó en los bancos y casas de cambio a 42,60 pesos para la venta por unidad, mientras que en el mercado mayorista se comercializó a 41,60 pesos, bastante por debajo del pico de 45,97 pesos registrado a finales de abril pasado.

Varios factores se alinearon para esta calma en los mercados.

En el frente externo, el apetito por emergentes mejora la cotización de los activos locales pero también los de Brasil, el mayor socio comercial de Argentina y cuya marcha económica impacta de forma directa en la argentina.

Y una bajada en la tasa de corto plazo en los Estados Unidos podría acentuar esa tendencia.

"Observamos una fuerte revaluación del real en Brasil, que perforó el nivel de 3,80 por dólar, esto ayuda y mucho a la Argentina", apuntó el economista Salvador Di Stefano.

Para el experto, la tendencia alcista "muy firme" de la Bolsa de Buenos Aires también es en parte subsidiaria de lo que ocurre en Brasil.

"La bolsa paulista viene superando máximos, es probable una rápida aprobación de la reforma previsional en Brasil, un programa ambicioso de privatizaciones y una ley de incentivos a la inversión que ayudará a crecer a mayor ritmo. En resumen, Brasil arrastra a la Argentina", afirmó.

En el plano doméstico, la estabilidad viene abonada por un "mix" de factores, entre ellos, el aval del FMI a un mayor margen de intervención del Banco Central en el mercado cambiario, lo que ha reducido la volatilidad, los elevados rendimientos de los activos en moneda local y una perspectiva electoral más favorable para el oficialismo de cara a las primarias de agosto y las presidenciales de octubre.

Además, la economía, que el año pasado cayó un 2,5 %, y que en los primeros cuatro meses de este año acumuló un descenso del 4,6 %, ha comenzado a dar señales de haber tocado piso y lentamente asomarse a una recuperación.

"De a poco, la macroeconomía da señales de estabilización. La tranquilidad cambiaria y el congelamiento tarifario ayudan a que la inflación se modere", dijo este jueves la consultora Management & Fit en un informe.

En plena campaña, en la que Macri apuesta a un mejor escenario económico para lograr su reelección, el Gobierno apuntala la actividad bajando progresivamente las tasa de referencia -que ronda el 59 % y que ha supuesto un lastre para el crédito productivo- y otorgando préstamos a tasas menores y subsidios para incentivar el consumo.

Además, el sector agrícola, uno de los motores económicos del país y que en 2018 se vio golpeado por una de las peores sequías en décadas, ahora presenta un escenario mucho más favorable, con una cosecha récord de 145 millones de toneladas que ya se nota en una fuerte ingreso de divisas por exportaciones que ayuda a mantener estable el mercado cambiario y tiene efectos positivos en la actividad económica.

El mejor humor económico apuntala las expectativas del oficialismo en un escenario donde, según las encuestas, hay una fuerte polarización en el electorado entre Macri y el peronista Alberto Fernández, que llevará como candidata a vicepresidenta a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

"Se trata del círculo finanzas-economía-política, que gira de forma virtuosa", señaló Management & Fit.

Según la consultora, la elección se perfila ahora algo más pareja y, faltando un mes para las primarias, el objetivo del Gobierno es acortar el margen al mínimo.

El ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, dijo este viernes que "cuanto mejores resultados" tenga el Gobierno en materia económica, "más sencillo va a ser sostener este círculo virtuoso que se empieza a producir de confianza, de baja del riesgo país, de estabilidad, de desaceleración de la inflación".

Por eso, confío, el Ejecutivo espera que los argentinos "acompañen" con su voto en agosto con "un buen resultado en las primarias que augure una victoria de Macri en octubre".

Natalia Kidd