EFEBuenos Aires

El presidente argentino, Mauricio Macri, se mostró este jueves "alarmado" y "conmovido" por los incendios que sufre la selva amazónica y aseguró que el equipo de emergencias del país está a disposición de Brasil y Bolivia para combatir las llamas.

"Los incendios devastadores en la principal reserva de oxígeno de la región nos duelen, nos preocupan y hacen que sea urgente ofrecer nuestra cooperación", expresó Macri en Twitter.

Asimismo, el mandatario argentino informó de que se comunicó con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para "seguir de cerca el manejo de la emergencia".

"Estamos comprometidos a ayudar a nuestros vecinos a combatir los incendios forestales", concluyó Macri.

La región amazónica ha registrado más de la mitad de los 71.497 focos de incendio detectados en Brasil entre enero y agosto de este año, una cifra un 83 % superior al del mismo período de 2018, según los datos divulgados por el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE).

La Amazonía, considerada como el mayor pulmón vegetal del planeta, cubre casi el 25 % de continente americano y los múltiples incendios que se expanden por su territorio tienen especial incidencia en Brasil, pero también en Bolivia.

La causa de las llamas que asedian la selva amazónica no han sido aclaradas, pero están vinculadas a la sequía, la emergencia climática y la deforestación provocada por el ser humano.

Bolsonaro insinuó este jueves que las ONG podrían estar detrás de los incendios provocados en la Amazonía, aunque admitió que son "sospechas" sin pruebas.

Por su parte, las organizaciones ecologistas achacan la catástrofe a la "retórica antiambiental" del presidente brasileño.

Junto a Macri, numerosos líderes mundiales hicieron referencia a los incendios en la Amazonía, entre ellos el presidente francés, Emmanuel Macron, quien señaló que suponen una "crisis internacional" y aseguró que la cuestión se tratará con urgencia este fin de semana durante la cumbre del G7 en Biarritz (Francia).

En Latinoamérica, además de Argentina, ofrecieron su ayuda para combatir el desastre ambiental los gobiernos de Colombia, Venezuela, Chile y Ecuador.

El Gobierno colombiano propuso a Brasil, Bolivia, Ecuador, y Perú realizar un proyecto conjunto de prevención para frenar la tragedia medioambiental que asola la selva amazónica.