EFEBangkok

Un tribunal de Malasia juzgará al exdirectivo de Goldman Sachs Roger Ng por su papel en la trama de corrupción del fondo estatal 1Malaysia Development Berhard (1MDB), antes de extraditarlo a Estados Unidos.

El ministro malasio de Interior, Muhyiddin Yassin, declaró el martes que "se quieren asegurar de que el caso en Malasia se completa" antes de proceder con la extradición al país norteamericano, donde también es requerido por cargos vinculados a la trama del 1MDB, informa el diario "The Star".

La semana pasada, Roger Ng, de 47 años, aceptó su extradición a EEUU, aunque el tribunal de Kuala Lumpur que llevaba el proceso lo dejó a expensas de una orden del Ministerio de Interior.

El ministro malasio, tras ser aconsejado por el fiscal general del país, señaló que la extradición se realizará "más adelante".

El exbanquero fue detenido el 1 de noviembre en Kuala Lumpur días después de que el departamento de Justicia de EEUU le imputara tres cargos de lavado dinero desviado del fondo malasio.

Ng también está imputado por la justicia malasia con cuatro cargos en relación a la emisión de tres series de bonos por parte de 1MDB, valorados en 6.500 millones de dólares, que fueron adjudicados a Goldman Sachs entre 2012 y 2013.

Además de Ng, que abandonó Goldman Sachs en 2014, la Justicia malasia también investiga al banco y a otro de sus exdirectivos en el país asiático, Tim Leissner, por este caso que implicaría el presunto soborno de varios funcionarios.

La trama de corrupción de 1MDB salió a la luz en 2015, cuando varios medios denunciaron el desvío de unos 681 millones de dólares del fondo a cuentas privadas del entonces primer ministro, Najib Razak.

El caso contribuyó a la derrota en las elecciones del año pasado de Najib, quien desde que perdió el puesto ha sido imputado con 42 cargos, entre ellos lavado de dinero y abuso de poder.

El departamento de Justicia de EEUU calcula que unos 4.500 millones de dólares (3.974 millones de euros) fueron desviados de 1MDB, de los que unos 1.000 millones de dólares (883.000 euros) habrían sido blanqueados en EEUU con la compra de inmuebles, yates, joyas y obras de arte, entre otros bienes.