EFEEstrasburgo (Francia)

La concejala Marielle Franco, asesinada por su lucha a favor de los derechos humanos, es uno de los tres activistas brasileños nominados al Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia 2019 del Parlamento Europeo (PE), al que también optan este año el opositor ruso Alexéi Navalni y el escritor uigur Ilham Tohti

Los grupos mayoritarios en el Hemiciclo comunitario anunciaron este jueves a sus candidatos para este galardón, que desde 1988 concede la Eurocámara en reconocimiento de la lucha por los derechos humanos en el mundo.

El grupo de los Socialistas y Demócratas nominó al líder histórico de los indígenas de la Amazonía brasileña, Raoni Metuktire; a la activista medioambiental Claudelice Silva dos Santos y, a título póstumo, a Franco, defensora de los derechos humanos asesinada en marzo de 2018.

"Representan a las voces por los derechos humanos y la protección del medio ambiente", subrayó el grupo socialdemócrata, cuya vicepresidenta a cargo de Asuntos Exteriores, Kati Piri, indicó que la lucha de los activistas brasileños "merece ser" destacada.

"Aunque los pueblos indígenas representan menos de un 1 % de la población indígena, un número desproporcionado de ellos está siendo asesinado en conflictos por el territorio", denunció Piri, que criticó el "clima de terror" que a su juicio ha establecido el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, desde su llegada al poder.

La nominación a título póstumo de Marielle Franco la comparte también el grupo de los Verdes en la Eurocámara, que la propuso para el Sájarov junto al diputado Jean Wyllys, principal portavoz y activista del movimiento homosexual en el Congreso de Brasil.

Wyllys, compañero de partido de Marielle Franco, anunció en enero su decisión de renunciar a su mandato como diputado para el que fue reelegido en octubre de 2018 y de permanecer fuera del país como medida extrema para garantizar su vida y ante la multiplicación de las amenazas.

Franco, que fue asesinada a balazos junto al conductor del vehículo en el que circulaba en la noche del 14 de marzo de 2018, había criticado la violencia policial como relatora de la comisión que investigaba la intervención militar decretada un mes antes por el Gobierno en el estado de Río de Janeiro.

Su asesinato, en el que se sospecha la participación de grupos paramilitares conocidos como "milicias", causó una profunda conmoción global y su figura se ha convertido en un icono de la lucha por la igualdad, en particular de los derechos de las mujeres negras.

"Son símbolos de la libertad de expresión y pensamiento que el premio quiere fomentar y han dedicado sus vidas a estas libertades", expresó el grupo de los Verdes.

El grupo del Partido Popular Europeo nominó al bloguero y dirigente opositor ruso Alexéi Navalni, conocido por denunciar la corrupción en las más altas esferas del poder ruso y muy crítico con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

"No solo defiende la libertad de pensamiento en Rusia, sino que también es una de las pocas voces que dicen la verdad", señaló el PPE.

Navalni estuvo detenido este verano acusado de convocar una manifestación ilegal para protestar contra el rechazo de las autoridades rusas a inscribir a candidatos no oficialistas en elecciones locales, que se saldó con más de mil detenidos.

Por su parte, Por su parte, el grupo Renovar Europa propuso al abogado y activista defensor de los derechos de la minoría uigur Ilham Tohti, catedrático universitario condenado en China en 2014 a cadena perpetua por separatismo.

El presidente del grupo liberal en la Eurocámara, Dacian Ciolos, aseguró que Tohti "encarna el espíritu del premio Sájarov" por ser "una voz sin miedo luchando por los derechos humanos y libertades fundamentales en China".

Las comisiones de Exteriores y Desarrollo de la Eurocámara votarán conjuntamente a los tres finalistas y posteriormente los líderes de los grupos políticos elegirán al ganador de este reconocimiento, dotado con 50.000 euros (unos 55.000 dólares).

La ceremonia de entrega tendrá lugar durante la sesión plenaria de la Eurocámara de diciembre en Estrasburgo.

En el pasado, este premio ha reconocido a las Madres de Plaza de Mayo (1992), las activistas yazidíes Nadia Murad y Lamiya Bashar, víctimas de esclavitud sexual perpetrada por el Estado Islámico en Irak (2016); al médico congoleño Denis Mukwege (2014), por su ayuda a mujeres violadas en zona de guerra, o al opositor cubano Guillermo Fariñas (2010), entre otros.