EFEGinebra

Millones de personas se encontrarán en situación de hambruna este año en el Yemen si las agencias de ayuda no consiguen acelerar el aprovisionamiento de ayuda humanitaria, para lo cual la ONU pidió hoy a los donantes que financien esta operación con 2.100 millones de dólares en 2017.

"Dos años de guerra han devastado el Yemen y millones de niños, mujeres y hombres necesitan desesperadamente ayuda. La hambruna es una posibilidad real en el curso de este año", alertó el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, Stephen O'Brien, al anunciar la petición de fondos ante la prensa.

Unos 10,3 millones de personas están gravemente afectadas por esta crisis "y necesitan asistencia inmediata para salvar y sostener sus vidas", aseguró O'Brien, quien detalló que esas necesidades incluyen alimentos, agua potable y servicios básicos de salud y de saneamiento.

Los fondos que pide la ONU -que utilizará a través de sus agencias de ayuda y de más de cien organizaciones con las que colabora en el terreno- permitirán aportar ayuda a un total de 12 millones de personas este año.

"Más de siete millones de personas en el Yemen no saben cuándo volverán a comer y más de ocho millones sufren de falta de agua y de servicios de saneamiento", comentó el representante de la ONU.

Ello explica que los estudios realizados muestren que 3,3 millones de yemeníes -incluyendo 2,1 millones de niños- sufren de malnutrición aguda.

De manera general, 18,8 millones de personas están afectadas por el conflicto, lo que representa dos tercios de la población total del país (27,4 millones).

La guerra civil en el Yemen enfrenta al movimiento rebelde chií de los hutíes, que controlan la capital y varios de los mayores centros poblados, contra las fuerzas del exiliado presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, en defensa de quien Arabia Saudí entró en este conflicto al frente de una coalición militar árabe suní.

Por su parte, Estados Unidos suministra apoyo militar a Arabia Saudí, pese a que desde la intervención saudí la violencia se ha intensificado, el número de víctimas civiles se ha multiplicado y se han registrado ataques aéreos -equipamiento del que no disponen los hutíes- contra hospitales y otras infraestructuras esenciales.

A Irán se le acusa de apoyar con hombres y material a los rebeldes, con los que profesa la misma rama del islam.

La ONU calcula que este conflicto causa la muerte o hiere a 75 personas cada día, con un costo de vidas que ya ha superado las 10.000 desde 2015.

Asimismo, tres millones de personas abandonaron sus hogares en el mismo periodo, de los que sólo un millón ha podido retornar.

El conflicto se suma la pobreza reinante en el Yemen.

Los actores humanitarios se enfrentan con numerosos obstáculos para su trabajo, entre la inseguridad y la burocracia, a pesar de lo cual en 2016 pudieron mejorar o salvar la vida de 5,6 millones de personas, explicó por su parte el coordinador humanitario de la ONU en el Yemen, Jamie McGoldrick.

Casi cuatro millones recibieron alimentos de emergencia, 1,3 millones medicinas, se trataron más de medio millón de casos de malnutrición aguda y se entregaron enseres domésticos a cientos de miles de civiles.

Los representantes de la ONU hicieron una presentación en Ginebra sobre la grave situación en el Yemen en una reunión de donantes, que en 2016 cubrieron con sus aportes sólo el 60 por ciento de los 1.600 millones de dólares solicitados.