EFEJerusalén

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo hoy que "ha llegado el momento de que también se hagan nombramientos favorables al lado israelí" tras el veto de Estados Unidos a la designación del ex primer ministro palestino Salam Fayad como enviado de la ONU en Libia.

"Hace unos días se me informó de la posibilidad de que Fayad fuera nominado para una posición en la ONU. Dije que ha llegado el momento de que haya reciprocidad en las relaciones entre la ONU e Israel, no se pueden dar obsequios constantemente a la parte palestina", aseguró al comienzo de su reunión del gabinete de ministros, según un comunicado oficial.

Y afirmó que "debería haber un nombramiento adecuado. Lo consideraremos".

El secretario general de la ONU, António Guterres, defendió ayer la elección basada "en reconocidas cualidades y competencias" del ex primer ministro palestino como el nuevo enviado a Libia al término del mandato del alemán Martin Kobler.

Lo hizo después de que EEUU bloquease la decisión y la embajadora estadounidense en la institución, Nikki Haley, expusiera que su país estaba "decepcionado" por la propuesta y recordara que "no reconoce actualmente un estado palestino y no apoya la señal que este nombramiento enviaría dentro de las Naciones Unidas".

Este rechazo fue rechazado por la veterana dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Hanan Ashrawi, que lo calificó de "flagrante discriminación".

Tras la noticia, la prensa israelí se hacía eco hoy de una posible compensación que estudiaría Guterres para que la exministra de Justicia israelí Tzip Livni ocupara un alto cargo en la ONU en una contrapropuesta para que EEUU acepte la candidatura de Fayed.

Un movimiento que ha sido negado y tildado de incorrecto por un portavoz de la institución, de acuerdo a la radio israelí.