EFESan José

La defensa del expresidente de Costa Rica, Óscar Arias, anunció la noche del jueves que un tribunal dictó sobreseimiento por un caso relacionado a irregularidades en el otorgamiento de permisos para la mina de oro Las Crucitas.

"La defensa recibe complacida esta decisión, aunque lamenta el hecho de que el Ministerio Público haya destinado tiempo y recursos para reabrir una causa penal cuyos hechos estaban prescritos desde hace tiempo y donde claramente no existe ningún delito", dijo en un declaración a los medios el abogado Rodolfo Brenes.

El sobreseimiento lo dictó el Juzgado Penal de Hacienda y de la Función Pública y con ello Arias no irá a juicio por este caso.

En agosto pasado, la Fiscalía General de Costa Rica acusó al expresidente y premio nobel de la Paz por el delito de prevaricato, que se refiere a la emisión de resoluciones contrarias a la ley o basadas en hechos falsos y que estipula penas de cárcel de entre dos y seis años.

El caso se refiere a la firma en 2008, cuando Arias era presidente, de decretos para declarar de interés y conveniencia nacional el proyecto de minería de oro Las Crucitas, en la zona norte del país, la cual nunca llegó a construirse por completo ni a explotar oro, pues el proyecto fue cancelado por instancias judiciales en 2010.

Los decretos habrían facilitado una serie de permisos y trámites a la empresa Industrias Infinito, de la canadiense Infinito Gold.

La empresa minera esperaba explotar al menos 19,8 toneladas de oro con una concesión por diez años.

Este caso fue reabierto el 2 de noviembre de 2017 por la fiscal general Emilia Navas.

Navas comenzó sus funciones en octubre de ese año con la promesa de revisar una serie de casos polémicos que no avanzaron durante la gestión del anterior fiscal Jorge Chavarría, quien fue suspendido del cargo por irregularidades y que en diciembre de 2017 se jubiló.

El caso llevado adelante por Chavarría no incluyó en la acusación al expresidente Arias, pero sí a quien fue su ministro de Ambiente y Energía, Roberto Dobles, quien también firmó los decretos.

En 2015 un Tribunal Penal condenó a tres años de cárcel al exministro Dobles por el delito de prevaricato, pero días después la sentencia fue anulada por el Tribunal de Apelación que ordenó un nuevo juicio.

En este nuevo juicio, el Tribunal Penal emitió una resolución para devolver el caso a la fase intermedia de audiencia preliminar, en la que la nueva fiscal general debía determinar si imputaba a Óscar Arias, como finalmente lo hizo.