EFEApartadó (Colombia)

El primer ministro holandés, Mark Rutte, comenzó hoy en la zona bananera de Urabá la primera visita oficial a Colombia de un jefe de Gobierno de ese país, una jornada en la que entregó 17 títulos de tierras a campesinos y en la que conversó con líderes sociales.

Acompañado por el jefe de la misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault; el ministro de Agricultura del país andino, Andrés Valencia, y la directora de la Agencia Nacional de Tierras (ANT), Myriam Martínez, Rutte recorrió la vereda (aldea) de Los Mandarinos, del municipio de Apartadó, en el noroeste del país.

Allí conoció de primera mano dos de los 17 predios cuyos títulos de propiedad entregó a igual número de familias colombianas, que viven principalmente del cultivo de plátano y que fueron afectadas por el conflicto armado.

El jefe de Gobierno neerlandés tuvo la oportunidad de conversar, saludar e incluso abrazar a algunos de los beneficiarios del plan piloto "Tierra de Paz", proyecto que la Agencia Holandesa de Catastro y la ANT de Colombia desarrollan en Apartadó y en Vistahermosa, este último, un municipio del departamento del Meta (centro).

El objetivo de esa iniciativa, según explicó, es que quienes reciban los títulos de las tierras puedan fortalecer y mejorar "el futuro de sus comunidades y también el suyo y el de sus familias".

"Tierra de Paz" utilizó una metodología de medición rápida de parcelas a bajo costo, a través de una aplicación móvil con la que los campesinos caminan por los senderos de sus predios para definir los límites, y que permitió la generación de datos para el registro de tierras.

Eso permitirá, explicó el ministro Valencia, reducir el rezago que tiene Colombia en el tema de la formalización de los predios, pues cerca del 54 % de los que hay en el país no cuentan con títulos de propiedad.

"Gracias a esa metodología (los beneficiarios) pudieron formalizar sus predios y eso significa un avance desde el punto de vista del desarrollo económico y la posibilidad de que con esas tierras ya titularizadas y a nombre propio puedan acceder a créditos, a los incentivos del Gobierno", manifestó Valencia a periodistas.

El ministro señaló además que las autoridades tienen una "tarea enorme" en la formalización de tierras porque hay al menos 150.000 solicitudes que no se han respondido.

"La tarea es reducir los tiempos de los trámites. Algo que antes se podía demorar entre 12 y 18 meses, hoy con la ANT lo podríamos estar haciendo en cuatro meses y si utilizamos una metodología como la de hoy podemos acelerarlo en mucho menor tiempo", detalló.

Tras la visita a los predios, el primer ministro holandés se reunió en la Cámara de Comercio de Urabá, en Apartadó, con los líderes sociales y defensores de derechos humanos de la región, quienes le hablaron sobre las dificultades de orden público que se viven en la zona.

En la región de Urabá tiene fuerte presencia la mayor banda criminal del país, el Clan del Golfo, así como otros grupos narcotraficantes, que intentan sacar la droga por la frontera con Panamá, y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Néstor Tapia, líder comunitario de la aldea de San José de Apartadó, contó a Efe que en esa zona la situación de los "derechos humanos" es complicada porque algunas personas han recibido amenazas de muerte por sus labores sociales, como es su caso.

"A pesar de que un sector de las FARC se desmovilizó, buscó la legalidad, otra parte quedó dentro del territorio como otros actores armados ilegales. Debido a esta temática hay mucha fallas en la defensa de los derechos humanos", relató.

Es por eso que Rutte calificó de valientes a los defensores de derechos humanos de la región y afirmó que la implementación del acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC en noviembre de 2016 sólo funcionará si las autoridades escuchan "a la gente, a las comunidades y sus líderes".

De igual forma, el jefe de Gobierno holandés dio un espaldarazo al acuerdo de paz porque considera que este dará frutos "gradualmente", aunque aún falte mucho "trabajo por hacer".

Al término de la reunión, Rutte viajó a Bogotá para reunirse con empresarios de Colombia y Holanda con el fin de firmar convenios comerciales.

Rutte se encontrará mañana con el presidente colombiano, Iván Duque; se entrevistará con estudiantes colombianos que se graduaron en universidades holandesas y visitará la primera feria BiciGo, en la que participarán hasta 22 empresas del sector de la bicicleta.