EFEPuerto Príncipe

Miles de haitianos salieron hoy a las calles para participar en una nueva protesta nacional contra la corrupción y la impunidad, que ha dejado al menos dos muertos y varios heridos.

Grupos opositores también aprovecharon esta protesta para pedir la renuncia del presidente Jovenel Moise.

La policía confirmó la muerte de una persona en Cabo Haitiano (norte), donde también se registraron varios heridos, mientras que otras fuentes informaron de otra víctima mortal en Petit Goâve, en el sur de la capital, y medios locales informaron de heridos de bala en diferentes puntos del país.

Durante las protestas se han registrado enfrentamientos entre manifestantes y policías en varias ciudades del país.

En la capital, la Policía lanzó gases lacrimógenos e hizo disparos al aire para disolver a los manifestantes que intentaban llegar al Parlamento al final de la marcha.

La movilización se desarrolló en distintos puntos del país, bajo un fuerte dispositivo policial, para exigir al Gobierno que aclare el manejo supuestamente fraudulento que se hizo de los fondos de Petrocaribe, programa por el cual Venezuela suministra petróleo al país en condiciones blandas.

La protesta de hoy coincidió con la celebración del 215 aniversario de la batalla de Vertieres contra las tropas francesas, que llevó a la independencia del país, actos que se desarrollaron en la capital con la presencia del presidente de la nación, Jovenel Moise, que no viajó a Cabo Haitiano, lugar de la contienda.

En un mensaje televisado tras realizar una oferta floral en el museo del Panteón Nacional, el mandatario hizo un llamado al diálogo.

"Es con la unión, la paz y el diálogo cómo podremos avanzar", dijo el presidente, cuya renuncia reclaman algunos grupos de la oposición aprovechando esta acción de protesta.

El líder opositor Moise Jean Charles, afirmó en Cabo Haitiano, en declaraciones a la prensa, que solo con la salida del presidente Jovenel Moise del poder habrá un juicio por el caso de Petrocaribe.

"Jovenel tiene que salir, no hay otra opción. Él es un obstáculo para la estabilidad y la paz. Él y sus amigos gastan millones de dólares cuando estamos viendo que otros están muriendo de hambre. No es posible que él siga como presidente, y vamos a continuar las movilizaciones hasta que se vaya", afirmó.

Para uno de los manifestantes, Jean Cinesatre, "con miles de personas en la calles todos pueden ver que el presidente pierde su credibilidad."

"Esto es una revolución de la juventud que quiere que las cosas cambien rápidamente, empezando por el presidente, que no quiere luchar contra la corrupción", dijo a Efe.

Haití vive una fuerte crisis económica, y la moneda nacional, el gourde, está en caída libre frente el dólar, mientras la inflación se sitúa en el 14 % cada mes desde el inicio del año, y hay un alto índice de desempleo, circunstancias que, sumadas al escándalo de corrupción de Petrocaribe, han generado en una parte importante de la población desconfianza en la capacidad del actual Gobierno para mejorar la situación.

El Parlamento haitiano publicó en 2017 un informe en el que involucra a exfuncionarios del país en presuntas irregularidades en el uso de los fondos de Petrocaribe, pero hasta ahora nadie ha sido procesado por este caso, en el que se desviaron más de 2.000 millones de dólares, según una investigación del Senado.

En octubre pasado, el presidente haitiano realizó cambios en su Gobierno, sustituyendo a su jefe de gabinete y al secretario general de la presidencia, quienes están implicados en el caso, según la misma investigación.

Días después, el primer ministro de Haití, Jean Henry Ceant, reiteró el compromiso del Gobierno para que se investiguen las presuntas irregularidades en la gestión de los fondos de Petrocaribe, pero hasta el momento no se ha informado de avances al respecto.