EFEWashington

Con un discurso progresista, el senador independiente estadounidense Bernie Sanders anunció este martes que aspirará de nuevo a la candidatura presidencial demócrata, con el fin último de destronar al presidente, el republicano Donald Trump.

Bernie, de 77 años, es uno de los rostros más veteranos entre los aspirantes demócratas que buscan enfrentarse en los comicios de 2020 a Trump, quien se presenta a la reelección, pero también es uno de los de mayor aceptación y que llega con la propuesta de transformar "la vida económica y política" del país.

El senador, que confirmó su intención en una entrevista con una cadena de radio pública del estado de Vermont, ya compitió en 2016 por la nominación demócrata a la Presidencia en unas primaras que finalmente ganó Hillary Clinton.

"Lo que prometo hacer es, al recorrer el país, tomar los valores de los que todos en Vermont estamos orgullosos: nuestra creencia en la justicia, en la comunidad, en la política de base y en las reuniones locales", dijo Sanders en la entrevista radial.

"Hace tres años, durante nuestra campaña de 2016, cuando presentamos nuestra agenda progresista, nos dijeron que nuestras ideas eran 'radicales' y 'extremas", explicó también este martes el senador por el estado de Vermont en un correo electrónico enviado a sus seguidores y que publicó el diario The New York Times.

En ese mensaje se refirió a la necesidad de aplicar nuevas políticas de salud, económicas y educativas, así como la lucha contra el cambio climático y el aumento de los impuestos a los ricos.

"Bueno, estos tres años han pasado y ya se han ido. Y, como resultado, hay millones de estadounidenses que se levantan y contraatacan, todas estas ideas políticas cuentan ahora con el respaldo de la mayoría de los estadounidenses", agregó Sanders.

Pero además esta vez, en la que concurre como segundo en las intenciones de voto para las primarias por detrás del exvicepresidente Joseph Biden, quien aún no ha confirmado sus aspiraciones presidenciales de cara a 2020, Sanders ha anunciado que liderará un movimiento popular "sin precedentes".

"Lanzaremos lo que creo que no tiene procedentes en la historia moderna de Estados Unidos y ese es un movimiento de base (...) que sentará los cimientos para la transformación de la vida económica y política de este país", agregó Sanders luego en declaraciones al programa "CBS This Morning".

Sanders, reconocido por sus duras críticas al actual inquilino de la Casa Blanca, consideró "absolutamente imperativo que Donald Trump sea derrotado", y le tachó de "inaceptable y antiestadounidense".

"Tenemos un presidente que es un mentiroso patológico", añadió durante la entrevista con la cadena de televisión, al tiempo que admitió que no le da placer decirlo, pero que "es verdad".

En julio de 2016, Sanders apoyó en la Convención Demócrata a su antigua rival, Hillary Clinton, quien finalmente fue derrotada por Trump en las elecciones presidenciales de noviembre de ese año.

La campaña de Trump reaccionó este martes al anuncio en un comunicado y dijo que Sanders "ya ha ganado el debate" en su partido porque "todos los candidatos están adoptando su marca de socialismo".

"Pero los estadounidenses rechazarán esa agenda de tasas impositivas elevadísimas, sanidad dirigida por el Gobierno y de consentir a dictadores como los de Venezuela", dijo la recién nombrada portavoz de la campaña de Trump, Kayleigh McEnany.

Nacido en Brooklyn (Nueva York) en 1941, Sanders es el hijo de un inmigrante judío que huyó del Holocausto en su natal Polonia y una neoyorquina con raíces polacas y rusas, aunque es poco religioso e incluso ha presionado por un mayor apoyo al pueblo palestino en la política exterior de Estados Unidos.

Con 22 años participó en la histórica "Marcha en Washington" de 1963, encabezada por Martin Luther King, y se ha inspirado en los valores de muchos países europeos para defender una amplia red social y un aumento de los impuestos a las grandes fortunas.

Entre las otras personalidades demócratas que han anunciado sus aspiraciones presidenciales destacan los senadores Kamala Harris, Cory Booker, Amy Klobuchar, Elizabeth Warren y Kirsten Gillibrand.