EFESao Paulo

Un adolescente de 17 años, que es investigado por las autoridades brasileñas por una supuesta participación en la matanza en una escuela de Suzano, a 60 kilómetros de Sao Paulo y que fue perpetrada por dos tiradores, se presentó este viernes ante la Policía, rindió declaración y posteriormente fue liberado.

El menor, que no fue identificado, fue compañero de clase en el colegio Raúl Brasil de Guilherme Monteiro, de 17 años, quien junto a Luiz Henrique de Castro, de 25, asesinaron el miércoles a cinco estudiantes, dos trabajadoras de la escuela y a un tío de uno de ellos antes de que ambos se quitaran la vida.

La Policía había pedido el jueves la detención del adolescente por su supuesta participación en la planificación de la masacre escolar, una de las peores de la historia del país.

El joven se presentó en compañía de su madre y de agentes de la Policía, que lo custodiaban por temor a alguna represalia de las personas, al Foro Judicial Municipal de Suzano, donde fue interrogado por un fiscal del Juzgado de la Infancia y la Juventud de esa pequeña ciudad del área metropolitana de Sao Paulo.

Las autoridades habían aprehendido en la residencia del joven cuadernos con dibujos de estrategia de videojuegos que podrían incitar a la violencia -que también tenían los asesinos- y su ordenador, además de rastrear compras en internet que podrían estar relacionadas con las armas conseguidas por sus amigos.

El dueño del aparcamiento donde los asesinos tenían el coche que habían alquilado para cometer el crimen relató a la Policía que un tercer joven llegó a acompañar varias veces en esta semana a los autores de la matanza para "llevar cosas" y guardarlas en el vehículo.

"No hemos confirmado esa información y estamos pasando la fotografía del adolescente a los responsables del aparcamiento para confirmar, pero tenemos otros datos que hacen creer que ese individuo participó, por lo menos, de la fase de planificación", relató el comisario-jefe de Sao Paulo, Ruy Ferraz Fontes.

El móvil de la matanza también fue desvelado el jueves por el jefe policial regional, quien argumentó que la motivación respondió únicamente a las ansias de "reconocimiento y notoriedad" por parte de los autores.

La tragedia de Suzano guarda semejanzas con la ocurrida en el Columbine High School, en Estados Unidos, episodio del que se cumplirán veinte años el próximo 20 de abril y que también fue cometido por dos alumnos de esa institución, que asesinaron a doce estudiantes, un profesor y luego se suicidaron.

En este sentido, se evalúa la posibilidad de que grupos hayan incitado a los dos jóvenes tiradores brasileños desde la Internet profunda ("Deep Web", en inglés), un espacio cibernético oculto, fuera del alcance de los tradicionales buscadores, como Google, y difícil de rastrear.

Esos supuestos contactos se habrían dado en un foro denominado "Dogolachan", que ya fue objeto en el pasado de una operación de la Policía Federal que acabó con la prisión el año pasado del brasileño Marcelo Valle Silveira, quien se sospecha que era uno de los líderes de la plataforma.