EFEToronto (Canadá)

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, calificó de "inexcusable" el uso por parte de Israel de munición real contra los manifestantes palestinos en Gaza, que el lunes causaron 60 muertos, entre ellos varios niños, y solicitó una "investigación independiente".

Trudeau también condenó el ataque contra el médico canadiense Tarek Loubani, que fue tiroteado por soldados israelíes cuando intentaba asistir a los palestinos que habían resultado heridos cuando se manifestaban en la frontera entre Gaza e Israel.

"Canadá deplora y está gravemente preocupado por la violencia en Gaza que ha conducido a la trágica pérdida de vidas y heridas a numerosas personas", afirmó Trudeau en un comunicado.

"Estamos consternados porque el doctor Tarek Loubani, un ciudadano canadiense, esté entre los heridos, junto con tantas personas desarmadas, incluidos civiles, miembros de los medios de comunicación, equipos de emergencia y niños", continuó el primer ministro canadiense.

"Los reportes de uso de fuerza excesiva y munición real son inexcusables. Es una obligación establecer los hechos de lo que está pasando en Gaza. Canadá solicita una investigación independiente de forma inmediata que examine totalmente los hechos sobre el terreno", terminó señalando Trudeau.

La condena de Trudeau fue criticada por la organización judía Centro por Israel y Asuntos Judíos (CIJA, por sus siglas en inglés), que culpó a los palestinos de la violencia por obligar a Israel "a utilizar la fuerza".