EFEWashington

El presidente de EE.UU., Donald Trump, habló hoy por teléfono con el mandatario de México, Enrique Peña Nieto, sobre el devastador terremoto que dejó este martes más de 200 muertos en ese país y sigue "de cerca" la situación en Puerto Rico.

"El presidente mantuvo una larga conversación con el presidente de México esta mañana", declaró a los periodistas la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, quien también se refirió al poderoso huracán María, que hoy golpea a Puerto Rico.

Según la portavoz, Trump "está monitoreando de cerca la situación generada por el huracán María y la recuperación por (los ciclones) Irma y José", motivo por el cual habló también con el director de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), Brock Long.

El gobernador puertorriqueño, Ricardo Rosselló, anunció hoy que había pedido a Trump la declaración de la isla como "zona de desastre", después de que el gobernante decretara el lunes el estado de emergencia para Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EE.UU. ante la llegada de María por esos territorios.

María, el primer huracán de categoría 4 que golpea la isla en más de 80 años, tocó tierra la pasada madrugada (hora local) con vientos de 250 kilómetros por hora cerca del municipio de Yabucoa.

Según la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD), el 100 % de la isla, donde viven 3,3 millones de personas, se encuentra ya sin suministro eléctrico por el paso de María, que ha ocasionado graves inundaciones y ha destruido numerosas casas, según los testigos.

En cuando al fuerte terremoto de magnitud 7 en la escala de Richter que sacudió este martes a México, Trump ya había expresado al pueblo mexicano su apoyo.

"Dios bendiga al pueblo de la Ciudad de México. Estamos con ustedes y estaremos allí para ustedes", dijo el mandatario en un breve comentario en su cuenta de la red social Twitter, poco tiempo después de conocerse la catástrofe este martes.

Los mexicanos prosiguen hoy las tareas de rescate de posibles sobrevivientes entre los escombros de las decenas de edificios colapsados por el fuerte temblor, que ha causado ya al menos 225 muertos.