EFELa Paz

Un proyecto de ley municipal en la ciudad boliviana de Cochabamba recurre al "ayuno", la "oración" y el arrepentimiento de los pecados como una forma de hallar un "único" camino para superar la pandemia global del coronavirus.

"Como pueblo nos sentimos por nuestro pecados y maldad, por lo que pedimos perdón de Dios, convocando a toda la población de Cochabamba a ayuno y oración durante este tiempo de cuarentena", señala la disposición final del texto legal, que publica este domingo el diario Los Tiempos de Cochabamba.

En otra parte de su redacción se asegura que "el único que puede ayudarnos y librarnos de esta pandemia es Dios, ya que queda claro que la ciencia del hombre es insuficiente", según muestra este medio.

El proyecto legal, que contiene unos trece artículos, se atribuye al Ejecutivo municipal, presidido por el alcalde cochabambino José María Leyes, del partido de la presidenta interina del país, Jeaninne Áñez.

La propuesta de ley municipal podría tratarse en el Concejo Municipal este próximo lunes, para dar curso a autorizaciones para la circulación de vehículos y personal municipal mientras rige una estricta cuarentena en el país.

El recurso a la fe y la religión no ha sido nuevo en Bolivia durante las últimas semanas.

La presidenta Áñez ha publicado y difundido al menos dos videos en sus redes sociales, pidiendo primero, a los bolivianos "unirse en oración" y después de la declaración de cuarentena total "ayuno y oración", además de "arrepentimiento y fe" como la "mejor armada de lucha" contra el coronavirus.

Un último reporte de las autoridades bolivianas ha establecido 81 casos confirmados de la enfermedad en el país, donde está declarado estado de emergencia sanitaria.

Además que algunas gestiones diplomáticas de la Cancillería boliviana han logrado donaciones desde China, Corea, Japón, Alemania, Estados Unidos, Israel y la Unión Europea, para la provisión de equipos, insumos y asistencia técnica para afrontar la enfermedad.