EFESantiago de Chile

Choques entre manifestantes y la policía chilena antidisturbios dejaron al menos 10 detenidos y 18 heridos este domingo en el centro de Santiago mientras se desarrollaba una marcha en favor del pueblo mapuche, la etnia indígena más numerosa del país, según informó Carabineros.

Caracterizada como "Marcha por la resistencia mapuche y autonomía de los pueblos" y convocada vía redes sociales, la concentración reunió cerca de un millar de personas en el emblemático punto de Plaza Italia, quienes luego se desplazaron hacia la Alameda, principal arteria de la capital chilena.

Entre los manifestantes se pudo ver a representantes de las comunidades indígenas, en su mayoría mujeres, y a personas de todas las edades ataviadas con trajes tradicionales mapuche y la bandera Wenüfoye como principal símbolo de la marcha, además de instrumentos como cultrún (tambor mapuche) y trutrukas (instrumento de viento).

Afiches y carteles levantados por los asistentes hacían referencia a la causa mapuche con consignas como "Libertad a los presos políticos" y "Más de 500 años de lucha", ad portas de una nueva conmemoración del Día Nacional de los Pueblos Originarios el próximo 12 de octubre.

A un par de cuadras del inicio de la columna, numerosos efectivos policiales apoyados por carros lanza aguas y gases lacrimógenos disuadieron a la multitud que intentaba llegar al Cerro Santa Lucía (Cerro Huelén en mapudungún) para realizar una ceremonia, quienes respondieron y lanzaron piedras y otros objetos contundentes.

Las escaramuzas se extendieron por cerca de 40 minutos y finalizaron con la dispersión de los congregados

En las regiones del sur de Chile existe hace décadas el llamado "conflicto mapuche", una crisis política que enfrenta a las comunidades con el Estado chileno y empresas forestales que explotan tierras consideradas ancestrales por los indígenas.

Los mapuche reclaman las tierras que habitaron durante siglos, antes de que fueran ocupadas a la fuerza por el Estado chileno a fines del siglo XIX en un proceso conocido oficialmente como la "Pacificación de La Araucanía" y que ahora pertenecen en su mayoría a empresas forestales desde la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

En este contexto, son frecuentes los ataques incendiarios a maquinaria y predios y el conflicto ha costado la vida a un gran número de comuneros mapuches a manos de agentes del Estado, registrándose además la muerte de policías y huelgas de hambre de presos indígenas.