El siguiente paso evolutivo en las salas de cine tras el 3D promete ofrecer al espectador la oportunidad de ver películas, pero también de vivirlas con todo lujo de sensaciones. Ya está aquí el 4DX.