Siguió los pasos de su hermano cuando tenía solo siete años y consiguió fama y dinero. Pero ahora, Aaron Carter, ídolo infantil y adolescente, hermano de Nick de The Backstreet Boys, protagoniza una polémica tras otra. Desde aparecer en un estado de abandono, a acusaciones de racismo, pasando por una funesta relación con su familia, que airean en Twitter sin miramientos.