En enero de 2020 siete países africanos Congo, Níger, Senegal, Togo, Uganda, Ghana y Gambia se reunieron en Lomé para combatir una lacra que pone en peligro cada día a miles de personas en el continente: los medicamentos falsos.