Un compuesto químico que se encuentra en la cáscara del anacardo promueve la reparación de la mielina, una cubierta protectora que rodea los nervios, cuyo daño provoca esclerosis múltiple y otras enfermedades degenerativas.