Una serie de torres, cuyo diseño abunda en estructuras cúbicas y emula los cuadrados de colores que componen una imagen digital ampliada, abren una nueva tendencia: la arquitectura pixelada.