La afirmación de que los videojuegos son un ocio sedentario queda en entredicho con “Just Dance”, donde los “gamers” son bailarines que ejecutan los pasos más complejos ante la consola… Y frente a la audiencia televisiva.