La capital de los Países Bajos, Ámsterdam, analiza una innovadora propuesta energética: entregar a sus ciudadanos unas ruedas especiales para sus bicicletas que permiten acumular electricidad al frenar y pedalear, y que luego cederían a la red eléctrica de la ciudad al estacionarlas en unos soportes especiales.