Hace años tener una carrera universitaria era casi un seguro para tener un trabajo después. Ahora, con un mercado laboral cambiante, en un proceso de reconversión que se aleja de las prácticas habituales, los más jóvenes han de agudizar el ingenio para encontrar un empleo.