Trenes sin estación, miles de relatos guardados entre la chatarra, tesoros de la historia se almacenan en el cementerio de trenes de Uyuni, la primera localidad boliviana que albergó el ferrocarril en el último aliento del siglo XX. Hoy en día se ha convertido en un atractivo turístico junto al salar.