Los cigarros electrónicos irrumpieron en el mercado como una alternativa mucho menos nociva que los cigarrillos tradicionales. Sin embargo, diversos expertos en sanidad han hecho saltar las alertas sobre cómo estos vaporizadores pueden dañar nuestro cuerpo.