A pesar de encontrarse en una zona desértica del norte de México, el estado de Coahuila es terreno fértil, no solo para la economía por su pujante industria minera y automotriz, sino también como atracción turística por sus seis pueblos mágicos y sus infinitos atractivos naturales.