Exponernos a ciertos tipos de color azul por medio de dispositivos o de forma natural, puede ayudarnos a relajar nuestra mente, a dormir mejor, a aumentar nuestra energía y a reducir el “jet-lag”, según las últimas investigaciones de varias universidades y centros tecnológicos.