La COVID-19 es, fundamentalmente, una enfermedad respiratoria. Sin embargo, también se han observado sus efectos en otras partes del cuerpo como el corazón, el sistema digestivo o la piel.