Con la muerte de Fidel Castro, la Cuba revolucionaria quedó huérfana del que fue su líder y patriarca. Cien días después de esa pérdida la isla continúa sin sobresaltos el rumbo que, desde hace diez años, marca el pequeño de los Castro.