Las enfermedades de la garganta suponen una merma en la calidad de vida de cualquier persona, pero el trastorno es mayor cuando se trata de aquellos profesionales para los que la voz es su instrumento de trabajo, como los cantantes. El de Shakira es uno de los últimos casos, pero hay muchos más.